sábado, 29 de marzo de 2008

Entendamos la crisis inmobiliaria en los EU


Obama y la crisis inmobiliaria

El candidato demócrata Barack Obama ha pedido hoy la aprobación de un segundo paquete de estímulo económico, por valor de 30.000 millones de dólares, así como una mayor supervisión del sistema financiero estadounidense para evitar otra crisis inmobiliaria.

Clinton ha defendido la aprobación de un plan de formación laboral que invertiría 2.500 millones de dólares anuales durante un periodo de cinco años en la capacitación de la fuerza laboral estadounidense. Hillary Clinton: "No me retiraré"en una entrevista con 'The Washington Post', la candidata demócrata espera que se resuelva a su favor la disputa de las primarias de Florida y Michigan

"Estamos compitiendo en una nueva economía global, pero nuestras políticas para equipar a los trabajadores estadounidenses para el siglo XXI están ancladas en el siglo XX", ha afirmado en un discurso Clinton.

Las encuestas colocan a la economía como el problema número uno entre muchos de los votantes y el discurso de Obama, pronunciado a poca distancia de Wall Street, es un nuevo intento del senador de enfocar su campaña en ese tema y alejarlo de la polémica desatada por los comentarios realizados por su pastor de Chicago.


Policies implemented by the US Federal Reserve depended on the faulty assumption that housing prices would never go down.

The US Federal Reserve's desperate attempts to keep the US economy from sinking are remarkable for at least two reasons. First, until just a few months ago, the conventional wisdom was that the US would avoid recession. Now recession looks certain. Second, the Fed's actions do not seem to be effective. Although interest rates have been slashed and the Fed has lavished liquidity on cash-strapped banks, the crisis is deepening.


Throughout the world, there may be some similar effects, to the extent that foreign banks also hold bad US mortgages on their balance sheets, or in the worst case, if a general financial crisis takes hold. There is still a good chance, however, that the downturn will be limited mainly to the US, where the housing boom and bust is concentrated. The damage to the rest of the world economy, I believe, can remain limited.


Los desesperados intentos de la Reserva Federal de Estados Unidos, popularmente conocida como Fed, para impedir que la economía de este país se hunda son notables por al menos dos razones. En primer lugar, hasta hace tan sólo unos meses, la opinión general era la de que Estados Unidos evitaría la recesión. Ahora ésta parece segura. En segundo lugar, las intervenciones de la Reserva no parecen eficaces. Aunque se han reducido drásticamente los tipos de interés y la Reserva ha prodigado liquidez a los bancos que se han quedado sin ella, la crisis se ha acentuado.

La crisis financiera actual tiene sus raíces inmediatas en 2001, en medio del fin del auge de las empresas puntocom y de la conmoción provocada por los ataques terroristas del 11-S. En aquel momento la Reserva abrió los grifos monetarios para intentar luchar contra una desaceleración económica. Derramó dinero en la economía estadounidense y redujo drásticamente su principal tipo de interés -el de los fondos federales- del 3,5 por ciento en agosto de 2001 a tan sólo el 1% a mediados de 2003. La Reserva mantuvo ese tipo demasiado bajo y durante demasiado tiempo.

Por lo general, la expansión monetaria facilita el endeudamiento y reduce sus costos en toda la economía. También suele debilitar la moneda y aumentar la inflación. Todo eso empezó a suceder en Estados Unidos. Lo distintivo de esta ocasión fue que el nuevo endeudamiento se concentró en la vivienda.

Lo asombroso ha sido que la Reserva, dirigida por Greenspan, se quedara con los brazos cruzados mientras el auge del crédito se aceleraba y se disparaba hacia un desplome posterior. Hubo algunos que no participaron en la fiesta, pero no muchos en el propio sector financiero. Los bancos estaban demasiado ocupados cobrando las mensualidades de los nuevos préstamos y pagando a sus directores primas extravagantes.

Durante 2006 y 2007, la burbuja financiera que ahora está derribando a instituciones financieras en tiempos poderosas llegó a su tope máximo. Entonces los balances de los bancos se llenaron de enormes cantidades de hipotecas en peligro, envueltas en complicados productos financieros que dificultaban la evaluación de los riesgos. Los bancos empezaron a aminorar su ritmo de concesión de nuevos créditos y la morosidad en las hipotecas empezó a aumentar. Los precios de las viviendas llegaron a su tope máximo a medida que se redujeron los préstamos y después los precios empezaron a bajar. La burbuja inmobiliaria estaba reventando en el otoño pasado y los bancos con gran cantidad de hipotecas empezaron a comunicar pérdidas enormes, a veces lo bastante grandes para destruir a toda una entidad, como en el caso de Bear Stearns.

La política de dinero fácil de la Reserva está alimentando ahora la inflación en Estados Unidos y no la recuperación. Los precios del petróleo, los alimentos y el oro han saltado hasta niveles sin precedentes, y el dólar se ha depreciado hasta niveles nunca vistos. Ahora un euro cuesta casi 1,60 dólares frente a 0,90 dólares en enero de 2002. Sin embargo, la Reserva, con sus intentos desesperados de evitar una recesión en Estados Unidos, sigue derramando dinero en el sistema e intensificando las presiones inflacionistas.

Tras haber alimentado un auge, ahora la Reserva no puede impedir al menos un descenso durante un periodo corto de la economía de Estados Unidos y tal vez algo peor. Si intensifica demasiado la continua expansión monetaria, no impedirá una depresión profunda, sino que, al contrario, podría crear estanflación: inflación junto con contracción económica. La Reserva debe procurar evitar el menor desplome de la liquidez al tiempo que mantiene controlada tanto la inflación como una ayuda injustificada para los préstamos bancarios con riesgo financiada por los contribuyentes.

En todo el mundo puede haber efectos similares, en la medida en que los bancos extranjeros se encuentren también con hipotecas estadounidenses impagadas en sus balances o si, en el peor de los casos, se consolida una crisis financiera general. Sin embargo, aún existen posibilidades de que el bache económico de Estados Unidos quede limitado principalmente a este país, en el que se han concentrado el auge y la depresión de la vivienda. Creo que los daños para el resto de la economía mundial pueden seguir siendo limitados.


Jeffrey Sachs
es profesor de Economía y director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Colombia. Traducido por Carlos Manzano.

6 comentarios:

Ricardo Tribin dijo...

Querido amigo Roy,

Acertado como siempre al tocar tan importante tema inmobiliario que hoy tiene al mundo en vilo y al borde de la depresion. Lo mas importante a recordar es que donde hay control y vigilancia de la autoridad monetaria no llega tan grave una crisis.

Terox dijo...

El análisis de este tema es tan sencillo, que se lo voy a dejar a Gonzo...

Evan dijo...

Ahora te saludo, más tarde vuelvo a leer, porque me interesa el tema...

Un beso desde mi cálida Etre Ríos!

gonzo dijo...

Gracias por el complemento Terox.

Bueno primero sobre el autor Jeffrey Sachs, que la verdad no habia oido hablar de el antes. Pero viendo rapidamente el articulo que tiene sobre Wikipedia se ve que es una figura un poco controversial. Por algo esta dando clases en Colombia y no en EEUU.

Si tengo que decir que estoy de acuerdo con el autor en que hay posibilidades de inflacion en EEUU y se puede ver con la caida del USD frente al Euro. Pero yo creo que hasta ahi llega el consenso con el Sr. Sachs.

Primero que nada, nunca se penso que EEUU no iba a irse a una recesion (o por lo menos yo). Como he dicho ya montones de veces, esto de las recesiones son parte del ciclo economico y no se pueden detener.

Segundo, el autor opina que la crisis va a estar limitada a EEUU. Cosa que no estoy de acuerdo y hay que esperar a que le caiga el balde de agua fria a los europeos y el dolar comience a subir.

Tres, la crisis de 2001 fue otra recesion que termino abrutamente con un incremento importante del gasto militar y un recorte importante de tazas de interes. Muchisimas companias de la burbuja del "dot.com" quebraron, asi como firmas de hipotecas estan a punto de quebrar ahora. Esa crisis fue superada y el ano pasado los indices americanos llegaron a sus niveles historicos.

Y con lo que viene arriba del articulo sobre las propuestas de los candidatos democratas, tengo que decir que eso es puro populismo. Esas no son soluciones de verdad.

Por cierto, manana voy a publicar un post sobre el nuevo reglamento de los bancos de inversion que va a salir manana.

Rafael del Barco Carreras dijo...

Y la de España cpn las frases de sus políticos...



Después de la del Ministro SOLVES sobre los "riesgos excesivos"...que él podía ver a diario en la CENTRAL DE RIESGOS DEL BANCO DE ESPAÑA... y que no tomaron MARTINSA-FADESA sino las CAJAS Y CAIXAS... las inmobiliarias y sus “amigos de las CAJAS”... solo el DINERO...

Otra sandez...esta vez de la Ministra Beatriz Corredor...
El Gobierno comprará suelo a las inmobiliarias... ¿del recalificado por mini alcaldes de pandereta?...¿a cuanto de repercusión por metro cuadrado construíble?.
De golpe podría enriquecer de nuevo a los esquilmados ayuntamientos, cajas, inmobiliarias... y de nuevo hacer felices a la jauría de corruptos.
¿Habrá dinero para tanto, o se podrán imprimir tantos EUROS?.

Necesitarán frases más ingeniosas, ahora que ya no pueden ocultar, no ya la CRISIS, sino el mayor expolio de la Historia al SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL.


Rafael del Barco Carreras

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Algo más tiene que haber, tienes razón cuanto más pueden resistir los sistemas financieros a la voracidad especuladora.

Además creo que la emisión de euros y cualquier otra moneda tienen sus límites.
Saludos