sábado, 13 de septiembre de 2008

Contigo una vez más, Lili Marleen


"Mit dir, Lili Marleen". "Contigo, Lili Marleen". Así termina una de las canciones míticas del siglo XX, cantada por millones de soldados nostálgicos de ambos bandos durante la II Guerra Mundial, coreada al borde de las lágrimas en las extensiones de dunas ardientes del norte de África y en las heladas tundras de Rusia, en el vientre metálico de los submarinos y en la panza alada de los bombarderos. Una fascinante canción existencial de amor y muerte, de desasosegante melodía, que le gustaba al propio Hitler -"esta canción nos sobrevivirá a todos", advirtió- , pero que Goebbels miraba con suspicacia porque nunca la pudo controlar. Una canción que el 8º Ejército de Montgomery tomó como botín de guerra tras El Alamein y que los Aliados, tommies y GI, acabaron haciendo suya en la voz inolvidablemente abrupta de Marlene Dietrich. Una canción con vida propia, misteriosa, terriblemente hermosa, romántica pero susceptible de ser desfilada, de una estremecedora ambivalencia, que cantaron, en castiza versión, los soldados de la División Azul, que las SS hacían tocar a los Sonderkommandos en los crematorios, pero que asimismo tarareaban las presas de Birkenau cambiándole la letra para darse una ínfima esperanza.

Marlene Dietrich saluda a los soldados del barco 'Monticello'

Acaso "la única contribución positiva de los nazis al mundo", como dijo John Steinbeck, pero, ay, la favorita de Pinochet, a esa canción, probablemente la que más define el siglo XX junto con La Internacional e Imagine, ha consagrado un libro apasionante la germanista Rosa Sala Rose. Lili Marleen: canción de amor y muerte (Global Rhythm) sale a la venta la semana próxima e incluye un CD con diferentes versiones, incluida la cantada en 1942 por Edda Göering, de tres años, la hija del mariscal del Reich.

La historia de la canción está oscurecida por las brumas de la leyenda: ¿fue dedicada a una sobrina de Freud, Lilly Freud-Marlé, y por tanto los nazis cantaban estrofas inspiradas por una judía? ¿Trató de suicidarse la cantante que la hizo célebre? No es el menor de los méritos de Rosa Sala Rose en esta auténtica biografía de una canción su esfuerzo para separar la verdad de la fábula.

Marlene Dietrich Lili Marlen (London '72)



El autor de la letra fue Hans Leip. La creó como un poemita y, pillastre, en su título unió a las dos chicas que le gustaban, la carnal Lili (Betty), hija de unos verduleros, y la sofisticada y liberal enfermera Marleen. Los versos, hijos de la experiencia de la I Guerra Mundial, fueron compuestos en 1915, mientras su autor esperaba para partir al frente de los Cárpatos. Cuentan la historia de un centinela que va y viene entre las jambas del portal del cuartel y, mientras observa la farola bajo la que se solía encontrar con su amada, evoca melancólicamente su amor. En una segunda fase, Leip incluyó dos estrofas más que le dan un remate sombrío y hasta macabro, con el soldado muerto. Ese final fantasmagórico aparece o desaparece en las distintas versiones, pero, significativamente, está en la que tanto les gustaba a los soldados de la Wehrmacht.

"Es una canción de amor, pero también de muerte, una mezcla de Eros y Tánatos", explica Sala Rose, apartando una mecha pelirroja de sus intensos ojos azules. La autora, que ha pasado 11 años recopilando material sobre la canción, no ha querido desmitificarla, algo que considera imposible, sino desvelar sus ambigüedades y paradojas y revelar hasta qué punto, hija de su época, no podía ser una canción inocente.

En su existencia son definitivos tres mentirosos oportunistas, sus tres progenitores: Leip, que vivió bien bajo el nazismo; el compositor definitivo, Norbert Schultze, miembro del partido, y la cantante Lale Andersen, una superviviente nata. Es curioso que Lili Marleen se haya hecho famosa cantada por mujeres porque estaba pensada para que la cantara un hombre. Esa ambigüedad sexual, sin embargo, es uno de sus encantos y ayudó a convertirla luego en icono gay. Schultze le dio el punto marchoso -y nunca mejor dicho-. De hecho, el despreciable tipo era un experto en marchas militares: apodado "Schultze el de las bombas", fue el autor de la cancioncilla nazi que animaba a bombardear Inglaterra y también compuso ese simpático hit que fue el himno del Afrika Korps: Los panzers ruedan sobre África. Según la leyenda, Schultze improvisó los acordes de Lili Marleen al piano la Noche de los cristales rotos, el gran pogromo nazi. Más realista es la versión de que los fusiló de un anuncio de pasta de dientes.

Del disco, lanzado en 1939, en el que Lili ¡iba en la cara B!, sólo se vendieron 700 copias. El éxito le llegó de manera casual a la canción cuando la emitió en 1941 para todos los frentes la emisora militar alemana de Radio Belgrado. Ése fue su nacimiento como mito. Desde ese momento, los soldados no dejaron de pedirla masivamente. El fenómeno inquietó a las autoridades alemanas: por incontrolable y porque, desgarrada historia de pena y muerte que se regodea en el dolor, no parecía una canción muy optimista, precisamente. Vamos, que si ya es triste oírla ahora cuando se acaba una relación, imagínense en Stalingrado. Es cierto que también sublimaba la muerte en combate.

En torno a la canción se desarrolló, como documenta Sala Rose, una durísima lucha de propaganda. Conscientes de que no tenían nada así y de que sus soldados estaban peligrosamente seducidos por la canción enemiga, los Aliados trataron de apropiársela. En 1943, la canción se internacionaliza completamente al cantarla para el ejército de EE UU Marlene Dietrich, que eliminó la dimensión soldadesca y desnazificó Lili Marleen para convertirla en una chanson sentimental, cambiando la trompeta por el acordeón.

Hoy, Lili Marleen sigue haciendo llorar a los viejos veteranos y fascina e intriga a los adultos, pero resulta desconocida para los jóvenes. Inmortal, resonará siempre en la banda sonora del más atroz de los siglos: "Vor der Kaserne / vor dem grosen Tor...".

Esta luna en ruinas sabe que pasó
mira mi uniforme mi honor me lo cosió
fui un mal soldado, me vendí
pero al final he vuelto a ti
por ti Lili Marlene
por ti Lili Marlene

Yo busqué la muerte, casi la encontré
nunca me escribiste, nunca te escribí
pero maté pensando en ti
jamás lloré, jamás reí
por ti Lili Marlene
por ti Lili Marlene

Nunca me dijeron que es lo que hay que hacer
salvese quien pueda, locos al poder
y una explosión me habló de ti
ni esta mal ni está bien
por ti Lili Marlene
por ti Lili Marlene

No te envenenes, deja de llorar
quise ser un heroe, otra vez será
no fui un valiente ya lo se
me siento mal, me siento bien
por ti Lili Marlene
por ti Lili Marlene


Créditos: El País.

15 comentarios:

Gizela dijo...

Que post tan interesante.
Lili Marlene, una canción plagada de ambigüedades, de mitos, triunfos y derrotas de una guerra que como en toda guerra,queda derrotada la humanidad una vez más.
A mi me transporta en esta mañana, a la vieja casa de mis padres,a los domingos placidos de descanso, en los que mi papá se podía permitir el lujo de leer el periódico con calma y escuchar sus discos de Merlene Dietrich, y por su puesto, esta famosa canción... Lili Marlen
Feliz fin de semana Roy
Un abrazo
Gizz

AriaDna ♥ dijo...

La canción es preciosa cruzó fronteras y aún ahora no tiene límites

Un beso

©hannibal dijo...

Curiosidades que nacen de la guerra, y que no se pueden experimentar si no hubiese sucedido. Entre nazis, franceses y judíos aguerridos..

y todo sucedió solo por...

Por ti Lili Marlene
Por ti Lili Marlene

Saludos Roy

Gaviota dijo...

Un post muy bueno, enriquecedor, y definitivamente excelente tema elijste

CORNELIVS dijo...

Estupendo e interesante post, amigo.

Canción eterna, inolvidable...
Huele a polvora, a trinchera, a guerra; pero también a amor y a bellos sueños.

Marlene Dietrich, que guapa que que era...

UN ABRAZO

Evan dijo...

Roy, me encanta nos has contado la historia de esta canción de Marlene Dietrich, desconocía algunos puntos. Gracias!

Te dejo un beso desde mi día soleado! :)

franco dijo...

hola che como estas espero que bien yo aca recorriendo este exelente blog y deseandote la mejor de las suertes que sigas con el mismo trabajo y esfuerzo era eso nada mas ha y te espero en el mio chau suerte

lichazul...elisa dijo...

a pesar de mis años
nunca la he visto...

nosé por qué, simplemente no la he visto

muakismuakis

lichazul...elisa dijo...

la favorita del tata colores era realmente...los viejos estandartes
lili marlen se usó muchos años en la parada del 19 de septiembre

Terox dijo...

Como hay casos raros en este mundo... la verdad, debe tener un "je ne sais quoi" para que haya gustado por igual a todos los bandos en conflicto... yo creo que debe ser esa tristeza y melancolía que rezuma, que probablemente es muy apetecida por un alma acongojada, como lo puede ser cualquiera que vea la guerra de cerca (incluso, vícitima y victimario por igual)...

amor es libertad dijo...

cuando una canción te gusta no ha de dejar de gustarte por el trasfondo que luego descubras ni por las implicaciones que lleve, ¿no crees?

en la película "cabaret" la canción más imprsionante y más esperanzadora y hermosa es el himno que canta el joven nazi "tomorrow belongs to me", me sigue emocionando cantarla, y no soy sospechoso de intolerante

un abrazo

Olga S.Isidro dijo...

“Este es hoy un segundo
para un costarricense,
que a las ocho en punto
escuchara una campana
con ecos de independencia,
desde la ciudad de Cartago
saldrán los sonidos de ella,
y Roy Jiménez Oreamuno
se sentirá orgulloso de ser
entre las guarias moradas,
entre páramos y cordilleras,
un hombre de paz, un “tico”
que en Costa Rica, recuerda
que hace ciento ochenta y siete
años, se firmo la independencia.
Y desde aquí le felicito,
por amar a su país…
a su gente y a su tierra”


Y luego decirle, que me apasiono siempre esta canción, ya desde hace muchísimos años, “Lily Marlen” estuvo en mi mente, como una desgarradora canción de amor.
Mis saludos, y mis disculpas por mi osadía al hacerle ese poema anterior.

Alimontero dijo...

Querido amigo, que maravillosa historia!! me encantan llegar aquí y aprender contigo.
Esta canciòn tiene "karma" diría una amiga... y yo diría que tiene "mas ancla" que nada.. escucharla te evoca historia, pena, dolor...y tambien la hermosa película y su bella protagonista.

Gracias Roy!!

saludos,
Ali
p.d. Pinochet, como bien dice mi compatriota, tenía otra: "los viejos estandartes"

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Gizela:
Esa canción denota un montón de sentimientos, y vez que bien te recodo los tiempos placidos de tu padre escuchando música.

Sabes la música es universal, creo que eso es lo especial que tiene esa canción, y hace que tengamos flash back y recordemos tiempos pasados.
Saludos

Ariadna.
Usando una terminología actual, la canción se globalizo.
Saludos

Hannibal:
Muy correcto eso que dices, aun recuerdo las frases de Daniel Baremboim, que dice su majestad la música para unir a los pueblos, aunque estos estén en pie de guerra.
Saludos

Gaviota:
Muchas gracias y que bueno que te gusto.
Saludos

Cornelivs:
La belleza de esa mujer era fenomenal, ya que no era un preciosura, y la canción rondo por todos los frentes de guerra, en diferentes idiomas y diferentes pensamientos.
Saludos

Evan:
Que bueno, creo que todos aprendemos lago cada día.
Saludos

Franco:
Muchas gracias por el anuncio, por ahí iré a tu blog.
Saludos

Lichazaul…lisa:
Bueno ya la vistes.
Saludos

Terox:
Creo que todo tiene su tiempo en el cielo y la tierra, y esa canción marco una época muy difícil, ya que una guerra mundial debe ser algo catastrófico para los seres humanos, y la canción llego en un momento determinado, en que la gente deseaba tener alguna esperanza.

El dato que era cantada por las mujeres en Birkenau, me llamo mucho la atención, ya que le ponían letras que les daba algún tipo de esperanza, en la desesperanza del genocidio y de la guerra global. Además de los intentos de ponerle música en el fatídico día de La noche de los cristales rotos.
Saludos

Amor es libertad:
Pues bucare esa canción me dejas con la duda.
Saludos

Olga san Isidro:
Que belleza de poema, muchas gracias me algas con ese bello detalle, del día de independencia de mi país.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Alimontero:
Que bueno que te gusto, y gracias por el detalle de lo que cuentas de Pinochet.
Saludos