miércoles, 16 de abril de 2008

Remembranzas de guerra



Polonia recuerda el levantamiento del gueto de Varsovia

Los habitantes de Varsovia recuerdan hoy el 65 aniversario del levantamiento de los judíos del gueto contra los alemanes, un acto de desesperación que se produjo un 19 de abril de 1943 para evitar la solución final nazi que suponía una muerte segura en los campos de concentración.




Imagen de archivo del gueto de Varsovia.


El presidente de Israel, Simón Peres, ha presidido los actos conmemorativos junto con el jefe del Estado polaco, Lech Kaczynski, y una representación internacional que incluye al ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner. La presencia de Peres es especialmente importante en esta celebración, ya que el mandatario israelí regresa al país en el que nació en 1923, aunque a los diez años se trasladó con su familia a Tel Aviv.



El jefe del Estado polaco, Lech Kaczynski, observa al presidente de Israel, Simon Peres.


Marek Edelman, el último superviviente de los líderes del levantamiento, que aún vive en Varsovia, acompañará a los dirigentes en los homenajes de unos acontecimientos de los que él mismo fue testigo y actor principal.

Antes de la II Guerra Mundial, Polonia era uno de los países europeos con más población judía, estimada en alrededor de 3,5 millones, aunque tras el Holocausto llevado a cabo por los nazis la comunidad hebrea quedó reducida a apenas unos miles.

En 1940 las fuerzas alemanas de ocupación obligaron a los más de 400.000 habitantes judíos de Varsovia a concentrarse en una zona concreta del centro de la ciudad que pasó a llamarse gueto, y que fue aislada por un muro tras el cual apenas se disponía de alimentos, medicinas o ropa de abrigo.

Muchos murieron de hambre y enfermedad por las pésimas condiciones del gueto, mientras el resto aguardaba su traslado a los campos de concentración, donde también les esperaba una muerte segura en las cámaras de gas.

En el resto de la ciudad la situación no era mucho mejor, con continuos enfrentamientos entre la resistencia polaca y la guarnición nazi, en una guerrilla permanente que el director Roman Polanski describió en la premiada película El Pianista.

El levantamiento del Gueto de Varsovia fue un acto de resistencia de los jóvenes judíos frente a la liquidación sistemática llevada a cabo por los alemanes, que planeaban reducirlo todo a cenizas. En esta lucha perdieron la vida alrededor de 14.000 judíos, mientras otras decenas de miles fueron transportados por los nazis a los campos de concentración, donde fueron exterminados.

Los escasos supervivientes del gueto se unieron a la resistencia polaca para participar en otro sangriento levantamiento, que meses después pondría en jaque a los alemanes a costa del sacrificio de 200.000 ciudadanos y la destrucción del 90% de Varsovia.

Cuando los soviéticos decidieron entrar en la capital polaca se encontraron con un panorama desolador, que aprovecharon para tomar el control del país e imponer otra ocupación que sería mucho más prolongada y que se extendería hasta la caída del muro de Berlín, en 1989.


En el mundo los jóvenes de hoy luchan por sus derechos, desde Francia hasta China, de China al Tíbet, del Tíbet a Cuba, con jóvenes blogueros que intentan manifestarse al mundo, y no fue la excepción en el Gueto de Varsovia. Los jóvenes los hacedores del futuro, actúan hoy para luchar por nobles causas. Remembranzas de guerra para no olvidarnos que el pasado aún nos puede alcanzar.

7 comentarios:

Senior Manager: dijo...

Que casualidad, mi mujer justamente ha alquilado hoy la película "El pianista" ambientada en la época y relacionada a estos levantamientos... Realmente fue mucha casualidad.
Los polacos fueron los peor parados de la 2da guerra y aún hoy en día siguen sufriendo las consecuencias de la misma.

Terox dijo...

Si, siempre son los jóvenes los llamados a cambiar las cosas...

gonzo dijo...

Es interesante que el Dia del Holocausto en Israel es celebrado en el dia del Levantamiento y no en el de la liberacion de Auschwitz.

RAMMSES dijo...

Mi estimado Roy, remembranzas funestas, fatales, horribles son las que estoy leyendo ahora. Un fascinante libro que tardé en comprar que ha hecho furor. "Les Bienveillantes" de Littell. ¿Sabes de ese libro?. Me enteré que ya fue traducido al español yo no puede esperar más y compré la edición en francés, en inglés no, porque la traducción la quita la riqueza al texto, pero es ABSOLUTAMENTE ESPELUZNANTE como un las memorias de un empresario alemán nacionalista cuenta los HORRORES de esta parte de la historia mundial. Confieso que por momentos me he asqueado y cerrado el libro y aún me falta mucho más son 912 páginas.
Altamente recomendable.
Un abrazo.

Patricia Gold dijo...

Triste, terrible..pero si no los recordamos...siempre peligran en volver..

Con respecto a los jóvenes, soy optimista que la juventud podrá pensar un poco mejor este mundo..pero recuerdo cuando me lo reclamaban a mi..
Y la verdad,me queda una pregunta dando vuelta en mi cabeza..
"siempre ellos deben solucionar las cosas?"
Siento como si dijeramos "MAÑANA LO SOLUCIONAMOS TODO"
Es solo mi opinión..pero siempre discutí esto con mi padre y cómooo!!!.jajaja
Me lo hizo recordar..

Saludos Roy.

Patry

TURKA dijo...

Roy...muy triste Remembranzas de Guerra...sabes en Venezuela sucede el mismo fenomeno...son los jovenes estudiantes quienes tomaron la batuta...Chavez los odia y les teme...



besitos...

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Señior:
En verdad que es mucha casualidad, lo importante es lograr recordar todos esos eventos, para que no olvidemos los efectos de las guerras. Aunque hoy en día tenemos guerras crueles y más crueles.
Saludos

Terrox:
Es que los jóvenes son los que desean cambiar el mundo, eso es lo bello de la juventud, uno puede soñar que tiene la capacidad y la obligación de cambiar el mundo.
Saludos

gonzo:
Es que el día del levantamiento creo que es "mas" significativo, fue esa fuerza débil de los del gueto ante la maquinaria de muerte de Hitler.
Saludos

Rammses:
Claro que es horrible leer y ver, yo oía a una judía costarricense que ya murió y estuvo en un campo de concentración de nombre Lodka, la primera mujer judía que se asilo en todo América Latina, y lo que contaba era espeluznante.
Saludos


Patri:
Que bueno que te lo hizo recordar, me agrada tu visita, siempre bienvenida.
Saludos

turka:
Así es en todo el mundo, ojala que no mueran más y más jóvenes en guerras sin sentido.
Saludos