sábado, 12 de abril de 2008

La Torá y el precio del pepino



En dos post del blog de Gonzo, se habla de partido Shas שס , asi como del matrimonio civil en Israel, dos elementos bastante importante en la vida nacional de Israel.

A traves del siguiente artículo además de tocar ambos temas para comprender el acontencer político y social del Estado de Israel, con toda su complejidad y su crisol de ciudadanos.


PODER RELIGIOSO

El precio del pepino, ingrediente básico en la dieta israelí, incluido el desayuno, está por las nubes. El alza ronda el 25% para ésta y otras hortalizas. La razón: gran parte de los campos están en barbecho. Cada siete años, según prescribe la Torá, los judíos deben dejar reposar la tierra. Es el año de la shmita. Pero esta vez, tras ocho décadas de triquiñuelas, los rabinos se han rebelado contra la práctica que permitía que un goy (gentil), casi siempre árabe, se encargara de las labores agrícolas. Imprescindible importar verduras y frutas porque el rabinato certifica la aptitud (kosher) de los alimentos. La mayoría de los supermercados, sobre los que pende la amenaza del boicoteo, se pliega a la ley religiosa. Es sólo una muestra del poder de los ultraortodoxos, que saca de sus casillas a los laicos.


Un judío ortodoxo, ante el Muro de las Lamentaciones: La derecha religiosa judía, cuyos diputados son vitales para el Gobierno israelí, aprovecha su influencia para imponer en la vida cotidiana medidas ultraortodoxas.


Si las exigencias de los rabinos ultras se ciñeran a sus fieles, no cundirían las quejas. Pero sus constantes demandas fundamentalistas, aprovechando la inestable coyuntura política, afectan a todo hijo de vecino en Israel. Ejercen su influencia en el Parlamento ante un Gobierno rehén de sus escaños. Y también una presión social con métodos más sibilinos. En las últimas semanas se prodigan ejemplos de lo que el analista Uzi Baram denomina, lisa y llanamente, "extorsión".


Ciertas imposiciones gozan de gran arraigo. En el Estado judío, carente de la institución del matrimonio civil, los rabinos monopolizan la tramitación de bodas y divorcios. Existe otra alternativa más costosa y que eligen miles de israelíes: casarse en el extranjero, muchos en la cercana Chipre. El rabinato es también responsable de las conversiones al judaísmo, cuestión capital para un país nacido de la inmigración. Desde los años noventa llegaron a Israel un millón de rusos. Cientos de miles no son judíos, según la Halacka (ley hebraica), porque no son hijos de madre judía. Lo eran sus abuelos, lo que es suficiente para obtener la ciudadanía por la Ley de Retorno, pero los impedimentos son notorios si quieren casarse. Deben convertirse ante el rabino y cumplir requisitos draconianos.

Dirigentes políticos laicos, de derechas o de izquierdas, están hasta el gorro. La Aliyá, la inmigración a Israel de los judíos de cualquier rincón del mundo, está agotada. Y los líderes seculares se afanan por suavizar la conversión. De momento no hay forma de persuadir al Rabinato oficial. Aunque más de 300.000 rusos la solicitaron, entre 2004 y 2006 sólo 6.324 la obtuvieron.

Se conocen casos esperpénticos. Como el de la mujer convertida hace 15 años que acordó el divorcio amistoso con su marido. No pudo ser. El rabino le preguntó sobre el cumplimiento de las mitzvah (obligaciones religiosas) y la respuesta no le satisfizo. La ruptura no se legalizó. Todavía peor: sus hijos, de un plumazo, dejaron de ser judíos a efectos religiosos. Algunos partidos liberales se han esforzado durante años por promover una legislación civil que abra el panorama. Los frutos, hasta la fecha, son magros.


Shas שס


La coyuntura presente es propicia para sacar tajada. El fragmentado sistema político israelí otorga a los partidos ultraortodoxos un peso político muy superior a su implantación social. El Shas, que representa a los mizrahi (originarios de países árabes y musulmanes), tiene 12 diputados en el Parlamento, de 120 escaños. Como el Gobierno de Ehud Olmert cuenta con el respaldo de 67 diputados, la docena del Shas es vital para su supervivencia. En la oposición se atrincheran la Unidad por la Torá y el Judaísmo, con seis asientos en la Kneset, y que agrupa el voto de los ultraortodoxos askenazíes (procedentes de Centroeuropa), y los religiosos sionistas -los colonos-, que lograron nueve escaños. Su intransigencia es proverbial.

El Shas advierte al Ejecutivo sin descanso: si se negocia con los palestinos sobre Jerusalén, perderá su apoyo. Por iniciativa de Olmert o por coerción ultraortodoxa, en la mitad árabe de la ciudad santa y en 101 colonias de Cisjordania, la construcción de viviendas -un atropello a la legalidad internacional y un duro golpe a la negociación- marcha viento en popa.

No hay materia que los ultraortodoxos no aborden desde su prisma arcaico. Han ejercido enorme influencia en la legislación sobre donación de órganos, y promueven ahora leyes para limitar la normativa progresista sobre el aborto o para censurar los contenidos de Internet. Nadie confía en que Olmert se desprenderá del Shas. "Está claro que la población ultraortodoxa no tiene intención de detener sus campañas. Se sienten fuertes... El público no religioso debe organizarse y demostrar que también tiene poder", ha escrito el analista Nehemia Shtrasler.

Israel engloba varios submundos, y en Jerusalén el shabat se observa escrupulosamente desde que la sirena suena el viernes por la tarde. En Tel Aviv, el fervor se mitiga. Los ultras, pues, aprietan. La compañía de autobuses Dan, que presta servicio en la ciudad, decidió en febrero cancelar sus rutas durante el día sagrado. Alegó motivos mercantiles. Nadie lo cree. Cedió al chantaje. Algo similar ha sucedido con la cadena de ultramarinos AM:PM, la última víctima. Con 10 establecimientos en barrios ultraortodoxos, en los vecindarios laicos abría en la jornada de oración. A la voz de un par de rabinos, sus ventas han caído un 50% en dos semanas. Ya cierran todos en shabat.

No hay pausa. Ahora se acerca el Pesaj, la pascua judía. Comienza el día 19. Durante siete días, los fieles no pueden ingerir productos con levadura (hametz). Ocurre cada año: grupos radicales apedrean restaurantes en los que se sirve pan. Ni comen ni dejan comer. Pero este año un juez ha roto un tabú. Tamar Bas-Asher acaba de dictar sentencia: el hametz podrá venderse en supermercados y servirse en restaurantes porque no están expuestos al público. Anatema. El líder del Shas, Eli Yishai, ha presentado una proposición de ley para prohibir su venta. Y Moshe Gafni, diputado ultraortodoxo askenazi, ha ido más lejos: ha solicitado por escrito a la empresa pública Mekorot el corte del suministro de agua del canal que abastece a gran parte de Israel. Teme que migas de pan hayan profanado el líquido.

Son una casta intocable que disfruta de privilegios cambiantes al compás de su fuerza en la Kneset. Los jóvenes seminaristas están eximidos del servicio militar, y las subvenciones a los seminarios y a las familias son cuantiosas. Muchos ciudadanos, que tildan de "parásitos" a estas gentes vestidas a la usanza del siglo XIX, comienzan a impacientarse. En Tel Aviv, bastión del laicismo, tres hombres han lanzado una campaña para promover las compras en AM:PM. Para el historiador Meron Benvenisti, no obstante, nadie debe alarmarse en exceso: "Me preocupa su influencia actual en la política, pero su poder tiene un límite porque la prosperidad de las clases medias chocará con sus proyectos". -

13 comentarios:

Terox dijo...

Esos son los locos que nos matarán a todos...

El cóctel de religión y política no es muy recomendable. La religión no admite duda y está por encima del valor de la vida (en general), o sea, "de que vale salvar esta vida si pierdes la eterna?". Cuando alguien piensa que tiene la verdad "revelada" agarrada del pescuezo, no respetará a los que no compartan esa fe, no cederá ni un milímetro en sus posiciones, y querrá que todos hagan lo mismo (les guste o no).

Sería interesante revisar la evolución de estas facciones a través del tiempo, están aumentando de tamaño? disminuyendo? uno esperaría que tendieran a suavizarse o a desaparecer, pero, ¿será antes de que hagan desaparecer a todos?

Ricardo Tribin dijo...

Gracias Roy por tu magnifica descripcion sobre tanta historia y filosofia.

Un abrazo con un Shalom

gonzo dijo...

Esto de la politica y religion siempre han estado pegados y seguira asi para siempre en Israel. Acordemonos que la ley de Moises es un codigo civil y religioso a la vez.

Lo que si no estoy de acuerdo con vos es esta frase "Son una casta intocable que disfruta de privilegios cambiantes al compás de su fuerza en la Kneset." Yo creo que la poblacion que dice ser religiosa ronda alrededor de un 50% de la poblacion israeli. Solo que muchos de ellos terminan en filas de partidos "que no se quieren meter en religion" como Laborista, Likud y Kadima. Ademas es dificil de decir si estos judios practicantes apoyan medidas tan radicales como la de Moshe Gafni.

Otra frase que no concuerdo es la siguiente "Los jóvenes seminaristas están eximidos del servicio militar." Si existen jovenes que no hacen el servicio militar pero es porque no reconocen al estado de Israel. Este es un tema mas complejo que tal vez le dedique un post mas adelante.
Lo que si es importante es que mas del 90% de los jovenes religiosos VARONES hacen un servicio militar de 4 anos y medio donde combinan estudios religiosos con ejercito. Las mujeres por su parte hacen trabajo comunal por 3 anos y terminan siendo profesoras de kinder o ayudandole a nuevos inmigrantes con el hebreo (entre otras cosas).

mi despertar dijo...

Tu filosofía de la historia me deja siempre con la boca abierta...
te cuento ...no ha vez que no venga , que no aprenda. Ojalá todos los blogs nos dieran la cultura interesante que nos das a diario.
Bueno fijate mi blog ¿que les da?
Xbrazos.
Y para usted terox un saludo cordial

Terox dijo...

Mucha, saludos hasta Miami!

Gonzo, no le parece que el código de Moisés ya se está poniendo viejito? Y es que, no se le puede cambiar ni una coma (¿existen comas en el hebreo?). Más bien se han ido inventando maromas legales para evitar algunos de los preceptos. Esa ley tal vez serviría si el 100% de los ciudadanos siguieran la religión con el mismo grado de compromiso (y la interpretaran igual). Pero ese no es el caso, y me imagino que la tendencia del número de practicantes es hacia la baja...

Gizela dijo...

Hola Roy
Mucha tiene razón
Pero volviendo tu post...es insolito, algo así en el 2008
La religión el opio del pueblo?..bueno no tanto en este caso, que lo que hay es ejercicio de un fanatismo extremo a fin de no perder jerarquía y poder controlador, ante la modernidad que llega .....inevitablemente

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Hola Roy... excelente post, muy informativo sobre las costumbres religiosas de un pueblo, que a veces desconocemos.

Yo estuve en israel y viví parte de lo que contás. No soy judía, fui de paseo, pero me quedé con una familia de allí y me enseñaron mucho de lo que describís.

Interesante post. Me gustó conocer más.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Terox:
Lo interesante es que el pueblo de Israel vive desde la era de los farahones agarrado de principios religiosos que han regido su vida en los últimos 3500 años, creo que como dije antes en otro comentario, como que es en el ADN, y ni la modernidad ni los tiempos modernos han logrado cambiar eso hasta el día de hoy.
Saludos


Ricardo Tribin.
Y a ti gracias por tu visita y también...
Shalom


Gonzo.
Gracias por tu opinión ya que eres más letrado en este tema que yo.

Lo interesante es ver cómo se comportan en los últimos años, esas tendencias político/religiosas, y si han aumentado y disminuido.

Las leyes de Moisés es todo un hito, además de todas las leyes sanitarias que Dios revelo al pueblo de Israel.
Saludos


Mi despertar:
Gracias por tus palabras.
Saludos


Terox:
En mi humilde opinión las leyes de Moisés son para siempre.
Saludos


Gizela:
Y eso junto con los peligros de este siglo, creo que la religión es como una burbuja que nos protege del "mal", pero también hay una lucha de poder que es indiscutible, como bien lo apuntas.
Saludos


Monica:
Bienvenida, en serio que bien, así que podes hacer la comparación con lo que viviste cuando estuviste en Israel.
Saludos

gonzo dijo...

Terox,
La mejor forma de explicar las "maromas legales" que existen actualmente es como cuando un juez debe interpretar una ley para un juicio. La ley podra decir una cosa, pero la interpretacion puede terminar siendo otra. El ejemplo clasico es la de la comida kosher. La biblia dice: "No cocinarás el cabrito en la leche de su madre" (Éxodo 23:19). De donde sacaron ahi que no te podes comer un pedazo de pollo con una rebanada de queso? Eso es la interpretacion rabinica.

"y me imagino que la tendencia del número de practicantes es hacia la baja" No creas, existe bastante gente religiosa que tienden a tener muchos mas hijos que las parejas laicas. Estuve buscando donde hay una estadistica para mostrarte y esto es lo mejor que consegui. De acuerdo a esto, el 56% de la poblacion israeli cree en algo y mantiene cierta religiosidad en su casa. Voy a ver si encuentro una mejor encuesta...

Terox dijo...

Gonzo, pero precisamente, a veces se "brincan" el espíritu de la ley, y se van por la letra por motivos meramente prácticos. Por ejemplo, el truco aquel (inventado en tiempo de Jesús) de pasar las deudas a un tribunal para no tener que perdonarlas, o el otro, de pasar la tierra a un "gentil" para que se puedan comer sus frutos durante el año sabático. Es obvio que en estos casos, y el que vos decís, algo está malo, o la ley, o la interpretación, o los que encuentran estos portillos. Y Gonzo, no sé, pero vea lo que dice su link:

"According to the 2008 Democracy Index (poll conducted in the second half of January) 51% of Israeli Jews define themselves as secular, and 19% as religious or ultra-orthodox"

O sea, a mi me suena que el 19% que es religiosa o ultra-orthodoxa está jodiendo al resto, incluido un 51% que se autodefine "secular". ¿Por qué no dejan que se condenen (el 81%) ellos mismos brincándose esas normas en las que no creen?

gonzo dijo...

Terox,
Y abajo si lees toda la encuesta te vas a dar cuenta que los numeros no pegan, todo esto porque la religion es muy personal. Quien es mas cristiano: el que va todos los domigos a misa, o el solo celebra navidad? Ambos te van a decir que son cristianos y el que solo hace una actividad cristiana una vez al ano puede contestarte que es religioso. Es una cosa muy personal.

Ademas, volviendo al tema de Shas. Por que hay gente que nunca pone un pie en la sinagoga y igual vota por Shas?

Esto es algo muy complejo y todo tiende a caer en una desicion muy personal. Vos podes decidir que las interpretaciones rabinicas son un reflejo de la Ley de Moises o un "portillo legal." Todo depende de que angulo veas las cosas.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Me toco trabajar como médica en una Clínica del Barrio del Once,en buenos Aires,que atendía casi exclusivamente a la comunidad de judíos ortodoxos.
Sus mujeres,con la cabeza rapada,aunque ,paradojalmente,con peluca,me pedían " en secreto" un método de control de la natalidad.muy jóvenes,con 7 u 8 niños,parían en la sala de partos con la torah al lado de la cabeza.Yo debía entregar el bb primero al padre,presente allí,y éste le susurraba su nombre al oído.era judío por el vientre de su madre,y fuí testigo de las circunsciciones hechas por el rabino,y de dos niños que murieron por sangrado.Ahora,casi todos los rabinos que la hacen son médicos,de todas formas,es horrible.Sólo servíamos comida kosher,y el sábado no podían pagar la consulta porque no podían tocar dinero,y esto era respetado.Iban los hombres solos,con los rizos saliendo del sombrero,y las mujeres atrás,aparte.cantan al rezar y se balancean como en extasis,lo cual es impresionante, pero ,en el medio de todo,y al conocer el sitio que la mujer tiene el la Kaballah,es tan paradojal lo que hacen en la vida real
tan limitante
y lo cuento porque uno creería que estas cosas son así en Israel,y sin embargo,yo conviví con ello 5 años.
no deja de ser interesante.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Corrección Torah va con mayúscula
y agrego
con el cristianismo pasa igual,en otra medida,y en otros tiempos con una enorme carga
el sexo es pecado
el cuerpo es sucio
la mujer o es bruja o es prostituta
y ojo
no tenemos pautas de comida ( que en su mayoría eran higiénicas,no religiosas ),y por la interpretación de algún delirante se fue haciendo más importante que el dogma
nada de" Amarás a tu prójimo como a tí mismo" y
el viernes Santo a hartarse de pescado!!!!!!!!!!!!
y bueno
al final
tpodo lo que es bueno en la vida o es pecado o aumenta el colesterol!!
buen post
como siempre
encima habla de la cultura judía, que por razones personales,me apasiona.