sábado, 19 de julio de 2008

Objetos en silencio por 84 vidas rotas

Nos es prohibido olvidarnos y "debemos combatir la intolerancia y el terrorismo". "¿Cómo puede ser que la Justicia señale a Irán y a altísimos funcionarios como responsables del atentado y se sigan manteniendo vínculos diplomáticos?"

Una muestra recuerda a las víctimas de la AMIA a los 14 años del atentado, Buenos Aires, Argentina.



Theme from "Schindler's List"John Williams

Itzhak Perlman Schindler's List Video violín y Orquesta

9 comentarios:

Evan dijo...

Fue un horror que no debemos olvidar...

Gracias por ponerlo aquí!

Un beso, Roy!

Que tengas un lindo finde!

Tita dijo...

un maestro, el esta solo en el mundo con su iolin, hast mepuse chinita de solo escucharlo, gracias por este regalo de fin de que la pases bien

Roberto Esmoris Lara dijo...

La hija de un amigo querido, amiga de mis hijas, pasaba esa mañana por la calle Pasteur. Iba a comprar pan. No quedaron rastros de ella bajo los escombros. Fue un símbolo para nosotros: el terrorismo es la forma más aberrante de la intolerancia racial, política, económica. Peor que una guerra franca y eso es mucho decir. Las víctimas de la Embajada de Israel y la AMIA en Buenos Aires están en el corazón de la ciudadanía que no bajará los brazos hasta que se condene a los culpables. Los de aquí con sus conexiones internacionales, y los fundamentalistas de cualquier nacionalidad que internacionalizaron su odio y golpearon una tierra como la nuestra que siempre tendió su mano a la inmigración mundial. Hace 14 años nos humillaron y fuimos todos judios.
Un abrazo, Roy
REL

Terox dijo...

Impresionante el testimonio de Roberto.

La lucha debe ser coantra cualquier tipo de terrorismo e intolerancia.

Hay que procurar nunca bajar los brazos...

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Evan:
No olvidar y que se haga justicia.
Saludos

Tita:
Itzhak Perlman, es un gran maestro del violín, me alegra que te gustara y te emocionara.
Saludos

Roberto:
Impactante tu relato, allá murieron dos amigas de costarricenses acá en San José, fue muy doloroso.
Saludos

Terox:
No solo no bajar los brazos, sino que el largo brazo de la justicia llegue hasta donde estén los culpables.

Graciela L Arguello dijo...

Yo no olvido esa fecha, Roy. Si bien vivo a 700 km de Buenos Aires, aquí en Córdoba todos estábamos paralizados viendo por televisión el rescate de las víctimas. Todavía se me pone la piel de gallina con el recuerdo. Ese día he llorado casi tantas lágrimas como la suma de todos los dolores de mi vida. Yo también, como dijo Roberto, esa tarde me sentí judía, y lloré a cada uno de los 84 muertos como a un hermano.
Gracias por simpatizar con una tragedia que desde allá podría parecer distante. Un abrazo, Graciela

Terox dijo...

Roy, acaba de salir un video, que merecería un post en este blog...

RAMMSES dijo...

Vivo a sólo unas cuadra de donde fue el atentado, cada vez paso por allí se me arruga el corazón, por todos aquellos fundamentalistas extremos culpables del dolor. Recuerdo a mis amigos en Perú exiliados por el terrorismo, otros victimas mortales de atentados, mis amigos muertos en el 11M y los secuestrados por las FARC. Todo ellos vividos de cerca y no desde un periódico o página web. Pero que sirve sí, para aprender y decir : ¡Que no se vuelva a repetir!

Un abrazo amigo Roy.

Jonathan dijo...

Hola como andas? gracias x el post, no hay que olvidarse de tan salvaje atentado.
Y es una verguenza que todavia no tengamos culpables, los pocos que habian salieron libres hace unos años asi que es como si estuvieras en 0.

Te cuento que yo vivo a 4 cuadras de la AMIA, como era chico y empezaban justo las vacaciones de invierno estaba durmiendo y x suerte no escuche el ruido de la explosion.
Pero mi papa tiene el negocio justo a la vuelta y se le rompieron los vidrios , lo mismo a mis abuelos que vivian en la esquina, por suerte ninguno resulto herido.
Tambien unos compañeros de la primaria tenian de tarea ir a hacer entrevistas a la AMIA justo en ese momento, se salvaron porque el padre de uno se demoro en bañarse, mucha suerte.
Pero que feo fue ese dia, todos corriendo de un lado para el otro.

Algun dia llegara la justicia!