jueves, 17 de julio de 2008

Hadrian & Antinous

Animula vagula blandula...Así empieza el célebre poemita del emperador Adriano, su adiós a la vida. "Almita inquieta y melosa", quizá, pero por fuera un militar de los pies a la cabeza, un cachas sumamente diestro con las armas que podía ser brutal. Thorsten Opper, el comisario de la nueva, espectacular exposición sobre el emperador Adriano en el British Museum de Londres consagrada a revisar su poliédrica figura y analizar su legado, señala, empequeñecido por la mole de mármol, una escultura colosal del emperador como comandante supremo y con todos los atributos, militares por supuesto.

Adriano, que se ve obligado a estabilizar el Imperio tras la desaforada etapa de conquistas de Trajano, "tiene algo de Obama, pero es también McCain". No en balde era un veterano combatiente que había sido tribuno en tres legiones y legado de la I Minerva.

Él cambió el nombre de Judea a Palestina a raíz de una rebelión judía que condujo a la muerte de 580,000 Judios.

He changed the name of Judea to Palestine following a failed Jewish rebellion which lead to the death of 580.000 Jews.


Adriano

Adriano (Roma, 76-Tívoli, 138) fuera un admirador de lo griego (probablemente en parte por estrategia), un entusiasta aficionado a la arquitectura, un gran viajero (para controlar el imperio, no por turismo), un gastrónomo (su plato preferido era la torta de ubres de cerda con faisán y jamón: murió de arteriosclerosis) y, establece Opper sin ambages, "gay".

Hadrian


His first act as Emperor was to pull the Roman army out of Mesopotamia (modern day Iraq).
He ruled an Empire that stretched from Hadrian’s wall to the deserts of the Middle East.
Crushing rebellions with ruthless might.
His passion for architecture led him to create some of the most celebrated buildings in the ancient world.
From the Pantheon in Rome to vast palaces and entire cities.
Marrying a woman to become Emperor, he openly loved a younger man.
When his lover drowned, the empire worshipped the boy as a god.
His rule changed history forever, right up to today.
Come to the British Museum and find out how.

Su primera decisión como emperador fue sacar a las tropas de Mesopotamia, actual Irak.
Dirigió un imperio que se extendía desde el muro de Adriano, en la frontera de Escocia, hasta los desiertos de Oriente Próximo.
Sofocando las rebeliones sin piedad. Su pasión por la arquitectura le llevó a construir algunos de los monumentos más conocidos de la antigüedad, desde el Panteón en Roma a grandes palacios y ciudades.
Se casó con una mujer para ser emperador pero amaba abiertamente a los hombres jóvenes.
Cuando su amante se ahogó lo elevó a la categoría de dios.
Cambió la historia para siempre, hasta nuestros días.
Ven al museo Británico y entiende cómo fue.




Antínoo, amante de Adriano

Ahí queda la palabra, que nunca se había usado tan rotundamente en ámbito académico para un gran césar romano. Una parte maravillosa de la exposición está dedicada, precisamente, al amante de Adriano, el bellísimo -hay unas estatuas de una mórbida sensualidad- efebo bitinio Antínoo, ahogado en el Nilo en circunstancias misteriosas e incluso sospechosas. Se ha hablado de asesinato, sacrificio o suicidio. Una teoría es que Antínoo, tras años de relación y pasada la flos aetatis (la flor de la juventud), había llegado a la madurez, y el hecho de ser penetrado (cevere) le supusiera una humillación intolerable en el curioso código sexual romano en el que la homosexualidad masculina no era nada particular mientras fuera el sujeto activo o joven (véase Roman homosexuality, de Craig A. Williams, Oxford, 1999, el mejor estudio sobre el tema). Antínoo se habría quitado del medio para no estropear una relación, incluso una bonita historia de amor, que debía acabarse. Probablemente eso explicaría la devoción póstuma de Adriano, que fundó una ciudad con su nombre, Antinoopolis, y lo deificó. "Todo eso sugiere una emoción real", anota Opper. Una interesantísima novela reciente, Conspiratio (Seix Barral, 2007), de Ben Pastor, trata el enigma de la muerte de Antínoo y la búsqueda de su tumba, uno de los grandes misterios de la antigüedad.

The Emperor's Naked Youth Gay Male Boy Friend.


La exposición recalca los orígenes hispanos de Adriano y el auge de la dinámica élite colonial bética en la capital del Imperio merced, sobre todo, al comercio de aceite. Se muestran retratos de Trajano, con el que la relación de Adriano no fue siempre muy fluida -especialmente tras tener éste un lío con los queridos pajecillos de su predecesor- y la esposa de nuestro emperador, Sabina (un matrimonio de conveniencia quizá incluso ni siquiera consumado; se dice que la emperatriz tuvo una relación lésbica con su amiga Julia Balbilla: ¡olé Roma!).

La faceta arquitectónica de Adriano -la restauración del Panteón, su villa, su mausoleo- es central en el discurso de esta irrepetible exhibición, que no viajará.

5 comentarios:

Terox dijo...

¿Olé Roma?

Nada nuevo bajo el sol...

Si hasta en Israel tiembla...

Ricardo Tribin dijo...

Buenisimo querido amigo.

Vi lo de Adriano en Roma y lo relacionado con esa epoca y me encanto.

Tus posts siempre traen realtos historicos y literarios muy importantes.

Un abrazo grandisimo..

Veronica Curutchet dijo...

HOLA,
en esta ocasión nos solidarizamos con IRLANDA y MARCIAL, quienes en sus blogs construidos en la plataforma WordPress han sido censurados por hablar de temas de actualidad Argentina, les han quitado de los "tags".

Es una vergüenza que se sigan cometiendo este tipo de atropellos contra los blogueros. Sin importan en qué plataforma se desarrollen sus blogs la libertad de expresión es un derecho que no debe ser avasallado.

Por esto, nuestra solidaridad con Marcial e Irlanda.
Los acompañamos y seguimos en la lucha.

Verónica Curutchet desde
GENTE POR LA GENTE

RAMMSES dijo...

Y desde ese entonces mucha agua a corrido bajo el puente.
Leí con atención, mas de dos veces, Memorias de Adriano, de Margarita Yourcenar,en la traducción exquisita de J. Cortázar.
Interesante la relación que haces.
Y si, fue grande y fue gay. ¡Horror! ¡Sacrilegio!.
Imagino a los falsos 'open mind' tapándose todos los orificios de su cuerpo ante tamaño re-descubrimiento.

¿No hay más comentarios?

Previsible.

PD: Que belleza del misterio en Antinoo. Es el poder la juventud. Sembrar para cosechar y el truco está en sobrevivir para gozarlo.

Warren/Literófilo dijo...

Que bueno que estuvo eso, yo digo que muriò de despecho sin duda, desde Roma hasta nuestros días nada ha cambiado.