lunes, 6 de julio de 2009

The fog of war



La guerra es una extensión de la política y, en algunos casos, de la economía. No hay forma de predecir totalmente los efectos de una conflagración bélica sobre la economía.


Robert McNamara, en un helicóptero Huey, durante su visita a los marines en Chu Lia, al sur de Vietnam, en julio de 1965.

Antes de empezar la guerra contra el terrorismo, Israel inauguró en el siglo pasado la modalidad de ataques preventivos, al destruir el primer reactor nuclear iraquí . Hoy vemos con gran preocupación que se dé un ataque fulminante de parte de Israel, contra la nueva central nuclear, trayendo con eso un efecto multiplicador a nivel global. Con aumentos en los precios del petróleo a niveles nunca conocidos, y un foco de tensión que haría un reacomodo de todo el mapa político y militar de Oriente Medio, en conjunto con las principales potencias del mundo.

¿Vería Arabia Saudí con buenos ojos un eventual bombardeo israelí de las instalaciones nucleares iraníes? Esta pregunta se repite con cada vez más frecuencia, y a ella no son ajenos los propios saudíes. Que Israel, que recién ha cumplido su 61º aniversario, perciba en Irán una amenaza existencial y esté dispuesto a todo con tal de conjurarla, no sorprende. Que Estados Unidos vaya a asumir sin rechistar las consecuencias de una acción militar israelí en este sentido, tampoco resulta una novedad. Pero que Arabia Saudí, y con ella las monarquías petroleras del Golfo también estén comenzando a considerar el programa nuclear iraní como una amenaza existencial, hasta el punto de estar preparados para mirar para otro lado en caso de un bombardeo israelí, da cuenta de hasta qué punto Oriente Próximo y el Golfo Pérsico se han convertido en una zona donde la política, la guerra y las oportunidades diplomáticas están en continuo movimiento.


El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que Israel es libre de hacer lo que considere necesario para eliminar la amenaza nuclear iraní, habría dejado en manos de los israelíes la elección del mejor momento para destruir las instalaciones nucleares iraníes situadas en Natanz. Como ocurrió en 1981 al bombardear el reactor iraquí de Osirek, así como hace unos meses, al destruir la aviación israelí las instalaciones que el régimen sirio estaba construyendo con ayuda norcoreana, Israel actuaría ahora como líder y Washington como mera comparsa. La renuncia en marzo del 2008 del almirante Fallon, responsable del Mando Central estadounidense para la región, tras criticar el ardor guerrero del Gobierno de turno de G.W. Bush respecto a Irán, es un dato a tener en cuenta.


Dado el récord de Irán y sus aliados, desde el Mahdi en Irak, Hamás en Gaza o Hezbolá en Líbano, la perspectiva de una bomba chií no deja tranquilo a nadie. Pero las consecuencias de un bombardeo israelí son tan temibles como el propio programa nuclear iraní: en el mejor de los casos, la represalia iraní, que seguramente se dirigiría a intentar interrumpir las exportaciones de petróleo del Golfo, podría catapultar el precio del crudo hasta precios de infarto en un momento ya marcado por una aguda crisis energética, alimentaria y crediticia. Pero lo que realmente preocupa es el realineamiento de las relaciones de poder que conllevaría un Irán nuclear en una región que sigue siendo el epicentro de todas las tensiones que hay en el mundo. Por ello, hay quienes ven en las insinuaciones saudíes una invitación explícita para que Europa se implique más decisivamente en la región y haga valer su peso económico y diplomático.

Located in the Iranian desert, the Natanz uranium-enrichment facility has been shrouded in secrecy. Many of the buildings there, visible in the aerial image from September 2002 on the far left, are now out of sight, buried underground, near left. The site is also protected by anti-aircraft guns and barbed wire.

Habían pasado apenas unos minutos de la medianoche, el 6 de setiembre, cuando los caza F-15 del Escuadrón 69 de la fuerza aérea israelí cruzaron el espacio de Siria. Se dirigieron hacia el noroeste, a unos pocos kilómetros de la frontera con Irak. Allí los esperaban los hombres del comando Shaldag, uno de los mejor entrenados del mundo, que ya estaban enviando señales con rayos láser para marcar el objetivo a los aviones. Un momento más tarde la planta de investigación agrícola en la orilla del Éufrates era alcanzada por las bombas y quedaba reducida a un manojo de hierros retorcidos.

Israel había realizado una de sus operaciones más exitosas. Siria había sufrido un ataque mortal. Pero nadie decía nada. Fueron fuentes de inteligencia de Washington las que revelaron la noticia una semana más tarde. Pero sin detalles.

A Public Tour of a Secret Iranian Nuclear Site
In cavernous underground halls roughly half the size of the Pentagon, Mr. Ahmadinejad walked past rows of Iran's first generation of machines, known as the P-1, which was based on a Pakistani design sold on the nuclear black market. The temperamental machines broke down frequently in the early days. One Iranian study traced the failures to centrifuge assembly when technicians, working with bare hands, inadvertently left behind clusters of microbes. That minuscule weight was enough to throw the whirling machines off balance and cause them to malfunction.

Mr. Ahmadinejad visited what appears to be a control room for centrifuges in the buried halls. Other photos in the series suggest that each monitor shows the status of a group of 164 centrifuges, known as a cascade. To date, Iran has installed 3,000 of the temperamental P-1 machines at Natanz, and recently began expanding that number to 9,000. Ultimately, it wants to have 54,000 centrifuges running around the clock, year after year.


In the Pilot Fuel Enrichment Plant, one of the site's above-ground buildings, Mr. Ahmadinejad examined a carbon rotor for a new generation of centrifuges known as the IR-2, for Iranian second generation. A hand in the foreground holds what appears to be a bellows. The specialized part is difficult to manufacture but can link rotors together to make a long centrifuge that more quickly enriches uranium. A bellows is not believed to be used in the IR-2 machines now under development but may be part of an experimental program.


Mr. Aghazadeh, head of the Atomic Energy Organization of Iran, in front of empty stands for new centrifuges in the pilot plant. In the background, a cascade of IR-2 machines appears to be undergoing installation in an area that previously held P-1 centrifuges. Historically, the Iranians have used the pilot plant to test new centrifuge technology before its introduction into the buried halls, which are meant for mass production and industrial-scale enrichment.

Que Estados Unidos negocie con Irán resulta urgente. El problema es que, como ha resaltado recientemente Henry Kissinger, Ahmadineyad no parece haber decidido todavía si quiere que Irán sea un Estado o una ideología. En el primer caso, Obama, el almirante Fallon y los europeos tendríamos razón al buscar un acomodo con Irán, confiando en su transformación, hacia dentro en términos de progresiva liberalización política y económica, hacia fuera vía su socialización como actor indispensable para la cooperación regional. De hecho, la reciente visita de Ahmadineyad a Bagdad es una clara señal de que la diplomacia iraní también ha comenzado a percibir el inmenso potencial, y los beneficios, de una política exterior inteligente.


Pero si Irán insiste en ser una ideología, no sólo confirmará los peores presagios de los israelíes, sino también de sus vecinos, que aunque sea soterradamente, acabarán configurando una gran alianza regional para aislar al régimen iraní. De seguir así, Ahmadineyad se podrá atribuir el mérito de haber reunido a Estados Unidos, Europa, Israel y Arabia Saudí bajo un mismo techo estratégico, facilitando el consenso en torno a una política de contención hacía Irán a la que difícilmente China y Rusia podrían oponerse.

Paradójicamente, estas circunstancias tan difíciles ofrecen a Europa una importante oportunidad para acercarse a Arabia Saudí y a las monarquías del Golfo con el fin de reforzar una relación que en los últimos años viene adoleciendo de numerosos problemas. Evidentemente, este acercamiento no es fácil, pues hay muchas cuestiones difíciles, entre ellas las relacionadas con la democracia y los derechos humanos, pero también existen enormes oportunidades que deben ser exploradas en el campo de la tecnología, los servicios e incluso la educación. La cuestión es: ¿sabrá Europa aprovecharlas?


Robert McNamara, que fue uno de los responsables de la guerra de Vietnam, escribió un largo arrepentimiento público. Su libro, In retrospect (Times Books, 1995) reconoce que esa guerra fue un error. Pero esa guerra, que mató a tres millones de vietnamitas y a 58 mil norteamericanos, fue un error porque no se podía ganar, y no porque fuera injusta. El pecado está en la derrota, no en la injusticia. Según McNamara, ya en 1965 el gobierno de Estados Unidos disponía de abrumadoras evidencias que demostraban la imposibilidad de la victoria de sus fuerzas invasoras, pero siguió actuando como si la victoria fuera posible. El hecho de que Estados Unidos estuviera practicando el terrorismo internacional para imponer a Vietnam una dictadura militar que los vietnamitas no querían, está fuera de la cuestión.

Si bien el comienzo de la retirada de Irak significa que EE UU va a ser cada vez menos responsable de la evolución política del país, no hay que olvidar que esta retirada lleva aparejado un aumento del esfuerzo en Afganistán, donde las probabilidades de estancamiento son altas. Por no hablar de la delicadísima gestión de la crisis iraní, que está en la raíz de los desencuentros entre EE UU y Rusia -hostil a cualquier acercamiento de Irán con EE UU o Europa- y debería estar también entre las principales cuestiones debatidas en el G-8 que se reúne el miércoles en Italia. Por todas estas razones, hemos entrado en la fase más activa y, sobre todo, difícil del mandato de Obama.

Un ataque preventivo contra Irán, ¿será una guerra que desde ya se sabe que no se va a poder ganar?

JOSÉ IGNACIO TORREBLANCA, Iton Gadol, Eduardo Galeano, El País.

15 comentarios:

amor y libertad dijo...

en fin, que pase ya la tormenta

RECOMENZAR dijo...

Tu blog y la manera como lo encarás tiene que estar en el SOUTH FLORIDA Blogs.
Hay muchos y por rating van a elegir a los mejores ...te mandé el sitio pero aún no lo he visto ahí.
besos
Y gracias Roy por siempre estar conmigo
besos

Julio Córdoba dijo...

Roy:

Está muy interesante. La jugada diplomática que se está cayendo es aplicarle el tratamiento gorileti a Ahmadineyad: sin elecciones democráticas no hay reconocimiento.

andrés dijo...

La guerra, nuestro peor invento, nuestra incapacidad de comunicarnos y ser racionales. Nos mofamos de nuestra inteligencia y en el fondo somos bestias insensibles matandonos los unos a los otros...

Saludos men

Jerry Espinoza dijo...

Roy, después de ver lo ocurrido en las últimas semanas, yo ahora estoy convencido de que el régimen de los ayatolas es un régimen perverso que debería de ser derrocado.

Sin embargo, también tengo claro que esto sólo puede ser el producto de la acción de los mismos iraníes, y NUNCA de un ataque o una invasión externa, mucho menoss de Israel...

Saludos!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Amor y libertad:
Sería la tormenta perfecta, ojala no se dé un evento así, y que la diplomacia surja efecto y el choque de civilizaciones no se dé.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

RECOMENZAR:
Sabes Mucha que tu eres una de mis preferidas y por eso te quiero mucho y gracias por tus bellas palabras.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Julio Córdoba:
Bueno creo que la jugada Gorileti no se ha aplicado, solo se ha cuestionado, se imagina que saquen a Ahmadineyad en un avión y se lo lleven a Israel, en primer lugar lo derriban por violar el espacio aéreo y después preguntarían, no como en Costa Rica, que aterrizo en el aeropuerto y ni nuestro presidente sabía.

Pero vamos a ver que pasa.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Andrés:
Pues te digo no es nuestro invento Andrés, la primera batalla se dio en el tercer cielo, allá en el Seno de Abraham, cuando Lucifer se rebeló contra Dios y el 70% de los Ángeles se fueron con él.

Y se dio la batalla y fue expulsado de los cielos a la tierra.

Así que aún antes de la creación del ser humano, ya había habido una tremenda guerra.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Jerry Espinoza:
Bueno los iraníes deberían solucionar sus problemas, pero si vemos lo complejo de la zona y como Israel ya ha actuado con ataques preventivos, la declaración del vicepresidente Biden de los EEUU, me llamo poderosísimamente la atención.

Si es por parte de Israel ya sabemos la reacción global.
Saludos

Patricia dijo...

Soy una pacifista y me abrume ver la catastrofica vision de guerras en el mundo, me apoyo en John Rawls que una guerra seria el ultimo fin luego de intentos pacificos a la reconciliacion si y solo si 1) se dan casos de autodefensa en una nacion y 2) se defienden los derechos humanos.
El fenomeno social a creado una tal perdicion perversa, mezquina y ambiciosa que distorciona la realidad llegando a donde estamos.
Cansada de tanta ingusticia que veo por el mundo en esa lucha entre el bien y mal que llevamos dentro como el yin yang vamos rumbo al desequilibrio...sera que la rueda se detendra?
En fin, esperemos que si...mejor pongo mi grano de arena por la paz y me voy cantando "This should be heaven for everyone" de 'Queen'...
besos, feliz semana, muy bien documentado el post!

TORO SALVAJE dijo...

No lo sé.
Obama lo tiene difícil.
No puede mirar hacia otro lado, si Israel ataca Obama va a tener que "hacer algo".
Y no hará nada.
A partir de entonces credibilidad cero.
Será una pena.

Saludos.

Anónimo dijo...

Toro Salvaje:

Para muchas personas, Obama ya tiene credibilidad cero.

A quién va a nombrar para resolver esta situación, a Óscar Arias?

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

TORO SALVAJE:
Un ataque a Irán es un supuesto, no veo porque puede perder credibilidad con eso, acordémonos que Israel es la potencia regional del Oriente Medio, y aunque casi no se mueve sin la venia de EEUU, también es un país soberano, que si se ve amenazado por algún país de la región es muy probable que actué y ya la historia lo ha demostrado.

Esto no quiere que este yo de acuerdo con ataques prevenidos.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Anónimo:
Oscar Arias no es experto en cuestiones de Oriente Medio, así que ni en chiste puede ser tomado en cuenta para lidiar con alguna crisis en esa zona.

España que tiene esa herencia judía y árabe sería mejor interlocutora en un conflicto armado en esa zona y claro EEUU para intercede en Israel como aliado poderoso que es de los EEUU.
Saludos