jueves, 26 de agosto de 2010

Hadrian & Antinous

contra el poder que nos enseña sólo aquella mitad
contra el poder de las verdades dobladas
contra el poder de quien conoce pero sangra de más
contra el poder de las canciones guardadas
contra el poder que nunca abraza a los que pueden pensar
contra el poder que nos vigila los pasos
contra el poder que siempre miente en nombre de la verdad
contra el poder que nos convierte en extraños
contra el poder
que debilita y nada da que sólo quita
y deshace lo que está

Pedro Guerra

Animula vagula blandula...Así empieza el célebre poemita del emperador Adriano, su adiós a la vida. "Almita inquieta y melosa", quizá, pero por fuera un militar de los pies a la cabeza, un cachas sumamente diestro con las armas que podía ser brutal. Thorsten Opper, el comisario de la nueva, espectacular exposición sobre el emperador Adriano en el British Museum de Londres consagrada a revisar su poliédrica figura y analizar su legado, señala, empequeñecido por la mole de mármol, una escultura colosal del emperador como comandante supremo y con todos los atributos, militares por supuesto.

Adriano, que se ve obligado a estabilizar el Imperio tras la desaforada etapa de conquistas de Trajano, "tiene algo de Obama, pero es también McCain". No en balde era un veterano combatiente que había sido tribuno en tres legiones y legado de la I Minerva.

Él cambió el nombre de Judea a Palestina a raíz de una rebelión judía que condujo a la muerte de 580,000 Judíos.

He changed the name of Judea to Palestine following a failed Jewish rebellion which lead to the death of 580.000 Jews.


Adriano

Adriano (Roma, 76-Tívoli, 138) fuera un admirador de lo griego (probablemente en parte por estrategia), un entusiasta aficionado a la arquitectura, un gran viajero (para controlar el imperio, no por turismo), un gastrónomo (su plato preferido era la torta de ubres de cerda con faisán y jamón: murió de arteriosclerosis) y, establece Opper sin ambages, "gay".

Hadrian


His first act as Emperor was to pull the Roman army out of Mesopotamia (modern day Iraq).
He ruled an Empire that stretched from Hadrian’s wall to the deserts of the Middle East.
Crushing rebellions with ruthless might.
His passion for architecture led him to create some of the most celebrated buildings in the ancient world.
From the Pantheon in Rome to vast palaces and entire cities.
Marrying a woman to become Emperor, he openly loved a younger man.
When his lover drowned, the empire worshipped the boy as a god.
His rule changed history forever, right up to today.
Come to the British Museum and find out how.

Su primera decisión como emperador fue sacar a las tropas de Mesopotamia, actual Irak. Una catástrofe de siete años. Desde 2003 quedó claro que EE UU carecía de planes para la reconstrucción - La invasión de Irak degeneró en una guerra civil entre suníes y chiíes.

Dirigió un imperio que se extendía desde el muro de Adriano, en la frontera de Escocia, hasta los desiertos de Oriente Próximo.

Sofocando las rebeliones sin piedad. Su pasión por la arquitectura le llevó a construir algunos de los monumentos más conocidos de la antigüedad, desde el Panteón en Roma a grandes palacios y ciudades.

Se casó con una mujer para ser emperador pero amaba abiertamente a los hombres jóvenes.

Cuando su amante se ahogó lo elevó a la categoría de dios.

Cambió la historia para siempre, hasta nuestros días.

Ven al museo Británico y entiende cómo fue.




Antínoo, amante de Adriano

Ahí queda la palabra, que nunca se había usado tan rotundamente en ámbito académico para un gran césar romano. Una parte maravillosa de la exposición está dedicada, precisamente, al amante de Adriano, el bellísimo -hay unas estatuas de una mórbida sensualidad- efebo bitinio Antínoo, ahogado en el Nilo en circunstancias misteriosas e incluso sospechosas. Se ha hablado de asesinato, sacrificio o suicidio. Una teoría es que Antínoo, tras años de relación y pasada la flos aetatis (la flor de la juventud), había llegado a la madurez, y el hecho de ser penetrado (cevere) le supusiera una humillación intolerable en el curioso código sexual romano en el que la homosexualidad masculina no era nada particular mientras fuera el sujeto activo o joven (véase Roman homosexuality, de Craig A. Williams, Oxford, 1999, el mejor estudio sobre el tema). Antínoo se habría quitado del medio para no estropear una relación, incluso una bonita historia de amor, que debía acabarse. Probablemente eso explicaría la devoción póstuma de Adriano, que fundó una ciudad con su nombre, Antinoopolis, y lo deificó. "Todo eso sugiere una emoción real", anota Opper. Una interesantísima novela reciente, Conspiratio (Seix Barral, 2007), de Ben Pastor, trata el enigma de la muerte de Antínoo y la búsqueda de su tumba, uno de los grandes misterios de la antigüedad.

The Emperor's Naked Youth Gay Male Boy Friend.


La exposición recalca los orígenes hispanos de Adriano y el auge de la dinámica élite colonial bética en la capital del Imperio merced, sobre todo, al comercio de aceite. Se muestran retratos de Trajano, con el que la relación de Adriano no fue siempre muy fluida -especialmente tras tener éste un lío con los queridos pajecillos de su predecesor- y la esposa de nuestro emperador, Sabina (un matrimonio de conveniencia quizá incluso ni siquiera consumado; se dice que la emperatriz tuvo una relación lésbica con su amiga Julia Balbilla: ¡olé Roma!).

La faceta arquitectónica de Adriano -la restauración del Panteón, su villa, su mausoleo- es central en el discurso de esta irrepetible exhibición, que no viajará.

"En Iraq Siglos después: La disolución de las estructuras del Estado y del Ejército provocó el caos. Pero al saqueo de los palacios siguieron el de las gasolineras, las grandes tiendas, el Teatro Nacional, los hospitales, las universidades y el Museo Arqueológico, que albergaba piezas de más de 3.000 años de antigüedad, y la destrucción de la industria petrolera... Sin embargo, el Ministerio de Petróleo, donde se guardaba todo lo relacionado con los yacimientos petrolíferos, se encontraba bien protegido desde el primer momento por los marines". F. PEREGIL / J. M. MUÑOZ - Madrid - 20/08/2010

6 comentarios:

Gizela dijo...

Buenos días madrileños Roy!!!!
Tremenda entrega!!!!
La leía y pensaba que habrán pasado muchos siglos a través de la humanidad
Pero casi todos los códigos aquí señalados, siguen vigentes, en nuestra muy moderna civilización
Las ansias de poder y expansión
Los matrimonios de personajes Gay, con mujeres, por conveniencias sociales y de estatus.
Inclusive eso de ser sólo homosexual, si se es la parte pasiva...fíjate en las cárceles, donde los MACHOS machotes, violan recurrentemente, o mantienen relaciones sexuales, y no se consideran Gays
Sucede tambien fuera de la cárcel, en medio del derrape sexual, de los que practican sexo puro y duro.
Bueno...al menos hemos avanzado en eso de no tener oportunidad de lanzar al amante el olimpo de los dioses para que sea venerado
¿Ole Roma?
jajaja
A mi se me antoja..
¡ole civilización!
Que sigue capoteando sus oscuros, en la arena del mundo.
Besotesss y lindo fin de semana.

ñOCO Le bOLO dijo...


Un placer leerte, Roy. De Adriano se ha sabido mucho... pero se oscurece siempre esa faceta de su vida.

Saludos

CR LMA
________________________________

Catalina Zentner dijo...

Que bueno es llegar hasta aquí y seguir aprendiendo.
Desde ya, te comprometo a un encuentro cuando viajes a Bs. As., será un gusto compartir una charla contigo, café o almuerzo mediante.

Abrazos,

Jabo dijo...

Muchas gracias Roy, por toda la información que aportas. He aprendido y disfrutado mucho leyendo este post.
Abrazo. Jabo

Marina dijo...

¿Y si no existiera el poder? Todo es poder, hasta el tamiz que utilizamos para escribir, reescribir o contar la historia, ha pasado por el poder. Nunca sabremos del todo la verdad...¿o si?
Un abrazo.

elisa...lichazul dijo...

siempre vigentes

si aprendieramos de los ancestros y del pasado
otro gallo nos cantaría en cada amanecer


besitos de luz