miércoles, 24 de junio de 2009

El fin de la historia

An Israeli Air Force jet of the kind which could be used to attack Iran's nuclear facilities: Can a war between Iran and Israel be avoided?

La polémica sobre el fin de la historia tiene como punto de partida la publicación por el politólogo Francis Fukuyama (Chicago, 1952) de un artículo bajo ese título, con interrogante, en la revista The National Interest, en el verano de 1989, seguido poco después en el libro El fin de la historia y el último hombre (1992). En vísperas del hundimiento del bloque comunista, Fukuyama pronostica el triunfo definitivo del liberalismo económico y político, una vez derrotados sucesivamente los totalitarismos fascistas y comunistas. En la estela de Hegel, la propuesta significa que una historia de dos siglos de enfrentamientos ha terminado y que una vez superados definitivamente el liberalismo sólo tropezará en lo sucesivo con enemigos menores, de origen nacionalista o religioso. El mundo desarrollado, al haber sido eliminadas las contiendas del pasado, será en consecuencia poshistórico, quedando la historia como rémora para aquellos países que siguen apresados en conflictos ideológicos, nacionales o religiosos. El conflicto principal puede surgir de la posible divergencia entre la evolución positiva de los sistemas sociales y políticos, con un punto de llegada bien preciso -"la democracia liberal constituye la mejor solución al problema humano"- y la evolución del pensamiento de la modernidad, cargado de confusión respecto de ese proceso. La insatisfacción no surgirá, piensa, del fracaso en alcanzar el bienestar, sino precisamente entre quienes lo han logrado. La tensión interna en las democracias liberales no procederá de la isothymia, el deseo a un reconocimiento igualitario, sino de la megalothymia, la ambición de destacar realzando el propio valor.

Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu and Iranian President Mahmoud Ahmadinejad (seen here duing a visit to Russia on June 16) may seem very different, but they are united in their apocalyptic visions.

El error de la utopía liberal
de Fukuyama consistió ante todo en suponer que esos dos mundos, el de la libertad y el de la historia, seguirán vías alejadas entre sí, con un escaso grado de interacción. Mientras en los años sesenta el economista W. Rostow describía la desigualdad apreciable en los procesos de modernización al modo de los aviones que realizan sucesivamente el despegue (take off) de una pista, Fukuyama adopta un enfoque más pesimista: unas carretas alcanzarán su destino, otras lo harán más tarde, otras pocas en fin no llegarán. Menosprecia la posibilidad de que los rezagados, envueltos en la miseria, conscientes de sufrir una creciente desigualdad, multipliquen los estallidos de protesta o planteen alternativas al feliz dominio de las democracias poshistóricas, y sobre todo la perspectiva de que la religión sirva, no sólo para suscitar conflictos locales, sino para apoyarse en el subdesarrollo y enfrentarse mediante el terror a escala mundial con la orientación. El sistema bipolar vigente en la última fase de "la historia" tenía un efecto estabilizador de todo conflicto por debajo del principal que enfrentaba a las potencias occidentales como el mundo comunista. Una vez desaparecido, la pretensión americana de implantar un "nuevo orden internacional" entró rápidamente en quiebra. La enorme superioridad tecnológica de la potencia que encarna, en sí y para sí, el triunfo de la democracia liberal, no sólo ha sido incapaz de controlar ambos tipos de alternativas, sino que con su imperialismo cargado de buena conciencia tras el 11-S ha contribuido a incrementar la inseguridad a escala mundial. Comienza otra historia y es significativo que el blanco de las críticas de Fukuyama sea hoy el pensamiento neoconservador de su país.

Both Ahmadinejad and Benjamin Netanyahu, seen here with his father Benzion, have strong beliefs which may be propelling the two states along a collision course with potentially horrific consequences.


The clash of civilitzations and the remarking of world order ("El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial")de Samuel P. Huntington.

Durante las décadas de la guerra fría, expone Huntington, los conflictos mundiales tenían raíces de orden ideológico y económico; inicialmente el planeta estaba configurado en dos bloques, el occidental o capitalista y el bloque comunista; posteriormente, se formó un tercer bloque, el de los países no alineados. Con la caída del bloque comunista se esperaba que el otro bloque, el occidental, se impusiese plenamente, pero no ha sido del todo así sino que, contrariamente, ha emergido un mundo plural, un mundo de civilizaciones. No se ha instaurado, como muchos profetizaban, la victoria final de Occidente sino que se ha dado un resurgimiento o una reafirmación de viejas civilizaciones. Resurgimiento y reafirmación que han comportado un alejamiento y un rechazo de todo aquello que proviene de Occidente, que han supuesto un retorno a los más autóctonos orígenes culturales: unos orígenes que son fundamentalmente religiosos. Así, pues, emergen unas viejas civilizaciones que tienen en una religión su más profunda identidad.

¿Cuáles son estas civilizaciones emergentes? Huntington constata (1996) el resurgir islámico (muchos países que en las décadas de la guerra fría asumían el marxismo-leninismo o que formaban parte de los países no alineados, actualmente encuentran su identidad y esperanza en el islam), la civilización china (la milenaria China recupera el confucionismo], la concepción de la vida del maestro Confucio, del siglo VI antes de Cristo), la civilización japonesa (formada a partir de la china pero con tradiciones propias), la civilización hindú (que tiene un núcleo cultural de más de tres mil quinientos años), la civilización ortodoxa (emparentada con la Occidental pero que remarca las diferencias), también la civilización budista y, con futuro impreciso, la civilización africana y la latinoamericana.

Este nuevo orden mundial tiene sus riesgos. Las civilizaciones emergentes se consideran superiores a la de Occidente, con valores morales más auténticos. Huntington prevé que, por vía del desafío demográfico (el 2025 más del 25% poblacional mundial será musulmana) o por vía del crecimiento económico (el 2025 Asia incluirá siete de las debe economías más fuertes del planeta) o por vía de la militancia creando inestabilidad, el poder y los controles de la civilización occidental se desplazarán hacia las civilizaciones no occidentales. Así, un choque de civilizaciones, de estas civilización arraigadas a religiones, dominará la política a escalera mundial: en las fronteras entre civilizaciones se producirán las batallas del futuro. Una de estas fronteras o líneas de fractura pasa precisamente por la ex-Yugoslavia dividiendo sus pueblos.


El retorno a las culturas autóctonas o indigenización dificulta hablar de principios éticos y valores universales. Para muchos chinos y para muchos musulmanes la democracia y la misma Declaración Universal de Derechos Humanos son creaciones occidentales, no universales. En esta situación, si se quiere evitar peligrosos enfrentamientos, es urgente buscar los atributos comunes en todas las civilizaciones, es decir, tenemos que perseguir, aceptando la diversidad, la moralidad mínima que se deriva de la común condición humana.

Los ataques terroristas del 11 de septiembre otorgaron a Bush plenos poderes para emprender la guerra contra el terror y para poner en marcha los planes diseñados por sus asesores políticos, con Karl Rove a la cabeza, y por sus compañeros de viaje Dick Cheney y Donald Rumsfeld. Por ese camino de fortalecimiento de la maquinaria de control y represión, dejaron voluntariamente fuera del escenario, marginándola de la historia que ellos estaban construyendo, la capacidad del Estado para promover el desarrollo económico y para actuar como agente de redistribución social, dos de las características de los Estados modernos, presentes ya en las respuestas keynesianas que siguieron a la gran depresión de 1929.

La contribución de George W. Bush y de sus amigos y aliados internacionales a la historia de la humanidad en ocho años de poder absoluto ha sido extraordinaria: una guerra violentísima e innecesaria en Irak, con ramificaciones trágicas en otros países; una exagerada percepción de la amenaza terrorista, que ha provocado más muertos, aunque no en Estados Unidos, en vez de evitarlos; y una crisis económica, ocasionada por la irresponsabilidad de banqueros y especuladores de fondos de inversión, que ha alcanzado a todo el mundo y está causando efectos devastadores en millones de ciudadanos.

El fin de la historia no se ha dado, cada día se escribe una nueva página y que lo diga Barack Obama. El choque de civilizaciones un libro racista que por cierto nos dice también el peligro emergente de los latinos en los EEUU, y Oriente Medio, el corazón palpitante del mundo, con las más grandes reservas de petróleo, con una inestabilidad que puede incendiar al globo, el mundo islámico efervescente, el problema Palestino, con una crisis humana indescriptible y en todo ese ajedrez político, económico y estratégico esta el Estado de Israel.

Como me decía Terox un bloguero muy crítico, que yo a veces me pongo apocalíptico, pero con esto, como no lo voy a ser.


Messianic Visions in the Middle East

Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu and Iranian President Mahmoud Ahmadinejad may seem very different, but they are united in their apocalyptic religious visions. Their respective beliefs may be propelling them on a collision course with potentially horrific consequences.

Créditos: Samuel P. Huntington, Francis Yukuyama, ANTONIO ELORZA, JULIÁN CASANOVA

12 comentarios:

Cornelivs dijo...

Como siempre, certero, escrupuloso y muy bueno tu analisis, amigo Roy.

He disfrutado de su lectura.

Un fuerte abrazo...!

Miguel Schweiz dijo...

Opino como Cornelivs...

Pero como me gusta mucho dialogar contigo porque aprendo así de todo; hay cosas que me dejan un poco desorientado: como tú he observado sí, el auge no sólo que tuvo occiedente y que fue eclipsado a medias por civilizaciones antiguas y sus religiones; lo que pasa que en definitiva la única cuna antigua nos viene de Medio Oriente ya que el islam es aún más joven que el cristianismo y China ha sido más bien un sitio de explotación estratégico donde occidente implantaba sus macrocomercios y eso lo estaba pensando ahora mientras te leo, ya que por el motivo de la crisis, China pasa otra vez un hambre descomunal que parece que se quiere paliar con el producto de la soja, ya que salvo el metanol extraído de ella como implemento al petróleo y la elaboración de piensos para animales, algunos artificios tecnológicos rondando la informática, poco queda por montar allí a pesar de que el personal sea regalado...

No sé, como siempre amigo me dejas pensando en demasiadas cosas :)))

Abrazos

Gizela dijo...

De acuerdo con tus dos anteriores comentadores..
Siempre nos dejas pensando..
Por cierto hablas de Terox..hace falta aquí, y en su blog
Un abrazote Roy, y lindo fin de semana para ti y los tuyos
Gizz

Jerry Espinoza dijo...

Roy, estoy de acuerdo con vos. Entre Ahmadineyad y Netanyahu no sé cuál de los dos es peor. Sin embargo yo espero que en Irán se dé un cambio de régimen a mediano plazo, y por otro lado confío en que los israelíes reflexionen y se den cuenta de que no hay solución al conflicto del Medio Oriente que no pase por ceder y sentarse a negociar con los palestinos.

Jonathan dijo...

Hola muy bueno el articulo Roy, como dicen todos, es verdad que nos dejas pensando.


Hola Don Jerry tanto tiempo, como anda? coincido en algo con usted, no hay solucion en oriente medio, es verdad que hay que ceder, pero tampoco que se abusen hay partes que no se pueden ceder. De hecho ya se ha cedido el sinai, gazah y otros territorios mas tambien, obteniendo poco a cambio.
Por suerte hace bastante no se escucha de atentados. Lo peor es este presidente irani, un loco con poder que puede ser muy peligroso y detonar la region otra vez, por eso Roy no creo que seas apocaliptico, es la cruda realidad de lo que puede llegar a pasar.


Saludos!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Cornelivs:
Gracias amigo un abrazo.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Miguel Schweiz:
Es complejo el engranaje mundial, hoy en día las crisis sistémicas han provocado la mayor hambruna de la era moderna y aún con todo su desarrollo China sufre el hambre con su mano de obra semi esclava, que no ha podido lograr desarrolla a más de mil millones de seres humanos que viven en condiciones deplorables.

Oriente Medio el palpitar del mundo, ahí donde han nacido culturas y religiones, sigue en el ajedrez político mundial, esperando solo una nueva jugada.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Gizela:
Eso es lo bueno de los blogs que nos ponen a pensar que es lo que está pasando. Creo que Terox se tomo un año sabático en su blog, solo habrá que ver si vuelve o peor aún si lo dejan volver.
Buen fin de semana para ti también.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Jerry Espinoza:
Yo a mediano plazo no le veo solución, la creación de un estado palestino está muy difícil, ya que esa separación geográfica entre gaza y Cisjordania, históricamente hace imposible la creación de un estado, ya que la historia nos dice que debe haber una continuidad geográfica en un territorio.

Además con todo eso le sumamos los gobiernos de Israel y de Irán, en un juego de poder, a mediano plazo veo más bien una situación aún más lamentable para los palestinos y una paz ficticia que esta propensa a que en cualquier momento se dé una conflicto armado de grandes proporciones.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Jonathan:
En un principio con la creación del estado de Israel, a los judíos les tocaba un 52% que se decidió por la tenencia de la tierra no por la cantidad de la población, a los palestinos un 47% y para Jerusalén un .01%.

Hoy a los palestinos entre gaza y Cisjordania no llega al 30%, con lo cual apoyándome en estos números, verdaderamente Israel no ha cedido nada, solo los ha devuelto y al final debemos acordarnos que para los árabes no les interesa que se resuelva el problema palestino, es más los peores enemigos de los palestinos son los propios árabes.

La solución no la veo a corto ni mediano plazo, aunque si espero alguna confrontación armada de gran calibre en el corto plazo.
Saludos

TORO SALVAJE dijo...

Los Balcanes otra vez. Ahora como frontera entre dos concepciones morales totalmente diferentes.

Saludos.

Jonathan dijo...

Roy, tenes razon, pero faltaria aclarar que los palestinos no se conformaron con ese porcentaje, al dia siguiente se unieron a 6 ejercitos arabes para aniquilar a los judios x completo y tirarlos al mar, al perder obviamente el que gana se queda con los territorios, me parece muy justo, pero en esa guerra Israel no se quedo con Jerusalemn, sino que tuvo que esperar a la proxima agresion arabe (1967) para asi quedarse con los territorios ganados en situacion de defensa.

Creo que es logico, si te atacan, te defendes, y si al defenderte ganas tierras, son legitimas.

Saludos!