lunes, 13 de abril de 2009

Una caricatura de Oriente Próximo


¿Será que Oliphant y otros como él creen que la gente que sufre el ataque de los islamistas militantes no tiene derecho a la autodefensa? ¿O simplemente esperan que los israelíes tengan que acostumbrarse a aguantar el castigo indefinidamente?

Dos soldados israelíes se entrenan en el monte Bental, en los altos del Golán, detrás de indicadores que muestran el camino hacia Jerusalén y Damasco, entre otros lugares.

No llamemos antisemita o antiisraelí al caricaturista Pat Oliphant. Sólo aclaremos lo que está haciendo: animar a aquellos cuyas intenciones son genocidas.

Hamás entra inequívocamente en esa categoría. La Carta Fundacional de Hamás exhorta a la "aniquilación de Israel". El fundador de Hamás, el jeque Ahmed Yasín, decía que Israel debe "desaparecer del mapa". El portavoz y legislador de Hamás, el jeque Ahmad Bahr, ha dicho que Israel y Estados Unidos "serán aniquilados" añadiendo: "Mátenlos a todos, hasta el último que quede". La televisión de Hamás, al-Aqsa, ha prometido: "Borraremos a la gente de Sión y no dejaremos ni a uno".

Oliphant no es cualquier creador de opinión. Él es el caricaturista político más publicado del mundo, ganador del Pulitzer y de otros prestigiosos premios. La caricatura que publicó a finales de marzo muestra una figura sin cabeza (por lo tanto inhumana) representando a Israel. La criatura usa botas y marcha a paso de ganso (porque los nazis usaban botas y marchaban a paso de ganso). Tiene un brazo musculoso y peludo que blande una espada (para sugerir que es un ser primitivo y belicoso). Va empujando una estrella de David (el símbolo de Israel y del judaísmo) que tiene cara de tiburón con una boca abierta llena de dientes largos y afilados (no hace falta mayor explicación). Persigue a una pequeña e indefensa madre y a su hijo; su víctima se llama "Gaza".

El simbolismo aquí no es nada original. Deshumanizar a los judíos en caricaturas es una tradición que se remonta por lo menos a los días de la Alemania de los años 30 y que se ha mantenido en la prensa árabe desde entonces. Tampoco es novedad comparar a los judíos del siglo XXI con sus verdugos del siglo XX. Pero hasta ahora, semejantes imágenes nunca habían encontrado legitimidad en los principales medios de comunicación. Las caricaturas de Oliphant se publican en cientos de periódicos del mundo entero y en medios online. Esto marca un punto de inflexión.

Puede que a Oliphant no le interese el contexto del conflicto entre Israel y Hamás, pero le debería interesar a otros. Por ejemplo, está el hecho de que Israel ocupó Gaza como consecuencia de la guerra de 1967 emprendida contra Israel por Egipto, Siria, Jordania y otros estados árabes. Antes de eso, Gaza era territorio egipcio. También está el hecho de que Israel abandonó su ocupación de Gaza en 2005. Y también está el hecho pertinente de que mucha gente de Gaza ha apoyado a Hamás sabiendo claramente que la gran prioridad de esa organización es emprender la yihad contra Israel.

En estos últimos años, eso ha significado una lluvia de misiles contra israelíes, especialmente contra madres y niños israelíes. Hace unos meses, Israel lanzó una ofensiva aérea y terrestre de tres semanas en un intento por detener a Hamás.

No son solamente los defensores de Israel quienes culpan a Hamás por la muerte y destrucción que ello provocó. Decía Nimr Hammad, consejero del presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abbás que "el único responsable es Hamás y no la entidad sionista que simplemente reaccionó al lanzamiento de misiles palestinos".



Caricatura Estrella de David: Pat Oliphant

Las guerras no son jamás un picnic pero durante el reciente conflicto, lejos de actuar como un monstruo sin cabeza, las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) hicieron esfuerzos extraordinarios para limitar el número de víctimas civiles, por ejemplo avisando por teléfono anticipadamente a los civiles palestinos para que abandonaran las zonas que serían atacadas.

Hamás, por el contrario, tomó medidas para aumentar la cifra de muertos civiles. Por ejemplo, el comandante de una brigada acorazada israelí le contaba al New York Times que sus tropas se toparon con "una mujer de 60 años, caminando con una bandera blanca y detrás de ella venían 6 u 8 niños y detrás de ellos venía un combatiente de Hamás con su arma. No le disparamos", contaba el comandante.

Barry Rubin, autor y académico israelí, en un análisis mordaz de la caricatura de Oliphant, no acusa al dibujante de antisemitismo, ni siquiera de odio hacia los israelíes. "Lo que hay aquí es una falta de entendimiento tan enorme que incitará al odio, causará violencia y muerte y dificultará que se lleven a cabo acciones necesarias para ayudar a la gente, incluyendo a los palestinos que son el supuesto objeto de la condolencia [de Oliphant] pero que están condenados a sufrir bajo un régimen represivo que mantiene una política permanente de guerra".

Rubin también argumenta que la imagen de Oliphant "representa la mentalidad que plagará a todo Estado occidental y democrático en los próximos años. Imagínese la misma caricatura pero sustituya la estrella de David por la bandera americana de un Estados Unidos malvado atacando a los talibanes, Al-Qaeda o Irak, o a los musulmanes en general".

Lo cual plantea esta pregunta: ¿Será que Oliphant y otros como él creen que la gente que sufre el ataque de los islamistas militantes no tiene derecho a la autodefensa? ¿O simplemente esperan que los israelíes tengan que acostumbrarse a aguantar el castigo indefinidamente?

No estoy seguro de qué respuesta sería más alarmante.



Daniel Barenboim

Desde las páginas del diario Al Wafd, el escritor Amyad Mustafa lanzó a finales de la semana pasadas unas críticas aceradas contra Baremboim. Mustafa acusó al músico de intentar «lavar el cerebro» de los jóvenes egipcios que participan en la Orquesta West-Eastern Divan fundada por este artista junto al fallecido intelectual palestino Edward Said en 1999.

Desde el diario independiente Al Masry al Yom, Samir Farid recordó que en 2008 la Autoridad Nacional Palestina (ANP) concedió al artista el pasaporte palestino. Farid destacó en su artículo la tolerancia y la defensa de la paz del director israelí e instó a las personalidades egipcias de las artes, las ciencias y la literatura «que crean en la paz y en la justicia» a que se acerquen a recibir al maestro.

El presidente Shimon Peres dijo hoy que un enfrentamiento entre Irán y los países sunitas del mundo árabe era "inevitable". "Tarde o temprano, el mundo descubrirá que Irán tiene la aspiración de dirigir el Oriente Medio y que posee ambiciones coloniales."



Dejo la viñeta del Hipo, creo que mejor flotamos y respiramos a como él lo hace, ¿no crees?

Créditos. Itón Gadol y El País

14 comentarios:

amor y libertad dijo...

la actuación de israel hace unos meses provocó en todas partes reacciones muy encendidas contra ese estado, supongo que lo de oliphant hay que encuadrarlo en esas reacciones, ¿no?

(un amigo me decía hace años que ne la guerra no hay buenos ni malos, y efectivamente la forma sana de digerir estos conflictos es no perder de vista esa verdad)

Pedro dijo...

En todos los bandos existen personas de buen corazón que sólo buscan la paz, y también otras que sólo albergan odio y ansias de venganza, movidos más bien por la ignorancia.
Son estas últimas las que deberían preocuparnos, ya que están jugando con la seguridad de todos nosotros a espesas de sus propios intereses. Y, como digo, gente así existe en todos los bandos y países.

Un saludo.

Cornelivs dijo...

Buen post, Roy.

Me uno al comentario de Pedro.

Un abrazo.

Ñoco Le Bolo dijo...

Con la mirada atenta... Está claro que la política es algo muy serio como para dejarla en manos de políticos, clérigos o militares. ¿Para cuando una sociedad civil que tome las riendas?

... saludos CristalRasgado & LaMiradaAusente_____________________________

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Santi:

Y no solo eso, sino que toda guerra por más justa que sea provocara más muertes que la que las inicio lastimosamente esa es una realidad.

Aquella magistral —y siempre recordada— afirmación filosófica que identificaba a la guerra como una extensión de la política (Clausewitz) con otros medios resulta hoy incompleta. No es ya solo una extensión de la política, sino del mercado, en el cual el rubro «armamento» tiene un peso superlativo, segundo solo al rubro «petróleo»; de la acumulación de capital en un mundo en que el complejo militar industrial pugna en la competencia transnacional; de los balances de las finanzas de los poderosos, en un cuadro más provechoso para los dominios transnacionales que los esquemas de gastos aportados por otros contrapesos.
Por eso a veces las guerras son tan ilegitimas, que se van a ellas para obtener algún fin ya muy bien calculado, y lo mejor de la guerra, es la paz y el entendimiento entre las naciones.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Pedro:
Los intereses mueven al mundo, muchas veces son intereses mezquinos, y claro hay que estar muy a la expectativa, ya que estos están en todos lados y son demasiados peligrosos.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Cornelivs:
Gracias

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Ñoco Le Bolo:
Son las sociedades civiles las que eligen a sus gobernantes, dice una frase, que cada nación tiene al gobernante que se merece, pero hay cada gobernante que no sé porque ciertas naciones se merecen un personaje de esa calaña.

La sociedad civil da pesos y contrapesos a los gobiernos de turno, esa sociedad debe ser vigilante del buen actuar de sus dirigentes, ya que la democracia no nos exime de que se lleguen a los horrores que la historia ha conocido. Acordémonos de Hitler que fue elegido democráticamente y llevo a ese pueblo al desastre y se llevo entre sus manos a millones de seres humanos en una guerra despiadada y cruel.
Saludos

Jonathan dijo...

Hola! muy buen post, lamentablemente existen muchos personajes de este tipo, que solo se dedican a sembrar el odio.
Pero dudo que conozcan la verdadera historia de la cuestion.

Cuando los palestinos en 1948, 1967 y 1973 se VISTIERON DE ´NAZIS´ para ayudar a aniquilar x completo al pueblo judio, a tirarlos al mar, NADIE DIJO NADA.
Por suerte no lo consiguieron.

Y q verguenza lo de Amyad Mustafa.

Graciela L Arguello dijo...

Hola, Roy , yo soy una gran ignorante en materia política, pero no se me escapa que son los poderosos los que encienden a las masas con supuestas convicciones y patrioterismos, para enviarlos a morir en enfrentamientos que nunca tienen justificativo suficiente. Pero si bien ellos no van al frente, son los únicos que se benefician cuando consiguen un nuevo territorio cuyos recursos van a explotar, y seguramente compartirán con "el enemigo " las pingües ganancias de la industria armamentista. Porque a la hora de repartir ganancias sobre miles de muertes innecesarias, no preguntan de qué color era la bandera de los sacrificados. Me da asco cualquier guerra. El día que los soldados les digan a sus gobernantes "vengan ustedes personalmente a defender las fronteras que tan caprichosamente delimitan" te aseguro que reinará la paz en el mundo, porque los gobiernos generan guerras para que otros las peleen por ellos.

Prefiero flotar como el hipo, con su inocencia y su paz: no hay un centímetro cuadrado del planeta que valga la sangre de un inocente.

Un beso Graciela

J. L. Maldonado dijo...

Leyendo como siempre tus acertados artículos. Saludos.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Jonathan:
Ese detalle verdaderamente no lo conocía, en verdad que a veces la intolerancia y el mal gusto, pueden acarrear serios conflictos.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Graciela.
Comparto tu indignación en verdad que al vida de cualquier ser humano no vale ninguna guerra de los billones que se gastan en ellas.
El ser humano aún no ha entendió el valor de la vida humana y eso es verdaderamente doloroso. Lo que podría agregar a todo esto es lo que nos dice Eduardo Galeano en El miedo Global:

El miedo global

Eduardo Galeano

"Patas para arriba"

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.

Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.

Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.

Los automovilistas tienen miedo a caminar

y los peatones tienen miedo de ser atropellados.

La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir.

Los civiles tienen miedo a los militares,

los militares tienen miedo a la falta de armas,
las armas tienen miedo a la falta de guerras.

Es el tiempo del miedo.
Miedo de la mujer a la violencia del hombre

y miedo del hombre a la mujer sin miedo.

Miedo a los ladrones, miedo a la policía.

Miedo a la puerta sin cerradura,

al tiempo sin relojes, al niño sin televisión.

Miedo a la noche sin pastillas para dormir

y miedo al día sin pastillas para despertar.

Miedo a la multitud, miedo a la soledad,

miedo a lo que fue y a lo que puede ser,
miedo de morir, miedo de vivir.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

J.L.Maldonado:
Muchas gracias por tu visita y por leerme.
Saludos