lunes, 23 de marzo de 2009

La hora de la acción mundial

BARACK OBAMA

Vivimos un periodo de retos económicos mundiales a los que no es posible hacer frente con soluciones a medias ni con los esfuerzos aislados de un solo país. Los líderes del G-20 tienen la responsabilidad de emprender una acción audaz, amplia y coordinada que no sólo ponga en marcha la recuperación, sino que lance una nueva era de compromiso económico con el fin de impedir que vuelva a producirse una crisis como ésta.

Nadie puede negar que la necesidad de actuar es urgente. La crisis crediticia y de confianza ha atravesado fronteras y tiene consecuencias en todos los rincones del planeta. Por primera vez en una generación, la economía mundial está contrayéndose y el comercio está disminuyendo. Se han perdido billones de dólares, los bancos han dejado de prestar dinero y decenas de millones de personas van a perder su trabajo en todo el mundo. Está en peligro la prosperidad de todos los países, además de la estabilidad de los Gobiernos y la supervivencia de pueblos enteros en las partes más vulnerables de la tierra.

Hemos aprendido, de una vez por todas, que el éxito de la economía estadounidense está inextricablemente unido a la economía mundial. No hay una línea que separe las acciones para restablecer el crecimiento dentro de nuestras fronteras y las acciones para conseguirlo en el resto del mundo. Si los habitantes de otros países no pueden gastar, los mercados dejan de funcionar; ya hemos presenciado la mayor caída de las exportaciones estadounidenses en casi cuatro décadas, que ha sido la causa directa de la pérdida de empleo en el país. Y, si seguimos dejando que las instituciones financieras de todo el mundo actúen de forma temeraria e irresponsable, permaneceremos atrapados en un ciclo de burbujas y estallidos. Por eso, la próxima cumbre de Londres está directamente relacionada con nuestra propia recuperación.

Mi mensaje está claro: Estados Unidos está listo para tomar la iniciativa, y vamos a pedir a nuestros socios que se unan a nosotros, con un sentido de urgencia y de propósito común.

Se han tomado muchas medidas positivas, pero queda mucho por hacer. Esa iniciativa nuestra se basa en un principio muy sencillo: vamos a actuar sin miedo para sacar a la economía estadounidense de la crisis y reformar nuestra estructura reguladora, y esas acciones se verán reforzadas por las acciones complementarias en el extranjero. Con nuestro ejemplo, Estados Unidos puede fomentar una recuperación mundial y crear confianza en todo el mundo; y si la cumbre de Londres ayuda a impulsar las acciones colectivas, podremos construir una recuperación segura y evitar crisis futuras.

Nuestros esfuerzos deben empezar con una rápida actuación para estimular el crecimiento.Estados Unidos ha aprobado ya la Ley de Recuperación y Reinversión, el esfuerzo más radical para impulsar la creación de empleo y sentar las bases del crecimiento en una generación. Otros miembros del G-20 también han propuesto estímulos fiscales, y esos esfuerzos deben ser enérgicos y sostenidos hasta que se restablezca la demanda. En el camino, debemos asumir un compromiso colectivo de estimular el libre comercio y la inversión y resistir la tentación del proteccionismo, que intensificaría la crisis.

En segundo lugar, debemos restablecer el crédito del que dependen las empresas y los consumidores. En EE UU estamos trabajando con energía para estabilizar nuestro sistema financiero. Entre otras cosas, con una valoración justa de los balances de nuestros grandes bancos, que desembocará de forma directa en préstamos capaces de ayudar a los ciudadanos a comprar bienes, conservar sus hogares y hacer crecer sus empresas. Estas medidas deben seguir desarrollándose mediante las acciones de nuestros socios del G-20.

Todos juntos, podemos adoptar un marco común que insista en la transparencia, la responsabilidad y la importancia de restablecer la circulación del crédito que constituye la savia de una economía mundial en crecimiento. Y el G-20, junto con las instituciones multilaterales, puede proporcionar una financiación comercial que ayude a reanimar las exportaciones y crear puestos de trabajo.

En tercer lugar, tenemos la obligación, por motivos económicos, morales y de seguridad, de tender la mano a los países y las personas en mayor situación de riesgo. Si les damos la espalda, nuestra propia recuperación se retrasará y el sufrimiento causado por esta crisis aumentará. El G-20 debe desplegar a toda velocidad los recursos necesarios para estabilizar los mercados emergentes, dar un impulso real a la capacidad de actuar con urgencia del Fondo Monetario Internacional y ayudar a los bancos de desarrollo regionales a acelerar los préstamos. Mientras tanto, Estados Unidos apoyará nuevas inversiones sustanciales en seguridad alimentaria para ayudar a los más pobres a sobrevivir los tiempos difíciles que se avecinan.

Ahora bien, aunque estas acciones pueden ayudarnos a salir de la crisis, no debemos conformarnos con una vuelta al statu quo. Debemos acabar con la especulación temeraria y el gasto por encima de nuestros medios; con el crédito basura, la ayuda excesiva a los bancos y la falta de supervisión que nos condena a burbujas que inevitablemente terminan estallando. La acción internacional coordinada es lo único que puede evitar una asunción de riesgos tan irresponsable como la que ha provocado esta crisis. Por eso me comprometo a aprovechar esta oportunidad para proponer unas amplias reformas de nuestro sistema regulador y supervisor.

Todas nuestras instituciones financieras -en Wall Street y en todo el mundo- necesitan una vigilancia firme y unas normas que se atengan al sentido común. Todos los mercados deben tener criterios de estabilidad y un mecanismo de transparencia. Un marco sólido de requisitos de capital debería protegernos contra futuras crisis. Debemos atacar los refugios fiscales y el blanqueo de dinero.

Los abusos deben evitarse mediante la transparencia rigurosa y la responsabilidad, y los días del descontrol tienen que acabar. En vez de unos parches que permitan conformarse con el mínimo común denominador, debemos ofrecer unos claros incentivos al buen comportamiento que fomenten una lucha por ser los mejores.

Sé que Estados Unidos tiene su parte de responsabilidad por el caos en el que nos encontramos. Pero también sé que no tenemos por qué escoger entre un capitalismo caótico e implacable y una economía dirigida por el Gobierno y opresiva. Es una alternativa falsa que no ayuda a nuestra gente ni a nadie.

Esta reunión del G-20 ofrece un foro para un nuevo tipo de cooperación económica mundial. Ha llegado la hora de trabajar todos juntos para restablecer el crecimiento sostenido que sólo puede surgir de unos mercados libres y estables, capaces de aprovechar las innovaciones, apoyar el espíritu emprendedor y ofrecer oportunidades.

Todas las naciones del mundo tienen intereses entrelazados. Estados Unidos está dispuesto a incorporarse a un esfuerzo mundial para obtener nuevos puestos de trabajo y un crecimiento sostenible. Juntos, podemos aprender las lecciones de esta crisis y labrar una prosperidad que sea duradera y segura para el siglo XXI.

© 2009 Global Viewpoint

Distribuido por Tribune Media ServicesTraducción de María Luisa Rodríguez Tapia.


Barack Obama es presidente de Estados Unidos.



Freno al populismo :La ola de populismo de la semana pasada, que algunos comentaristas llamaron "el Katrina de Obama", no sólo amenazaba el futuro del ambicioso y transformador Presupuesto anunciado por el presidente, sino que podía desvirtuar toda la naturaleza ideológica de esta Administración. Eso, después de acabar con el propio Geithner, que se mueve entre la pasión nacionalizadora con la naturalidad de un pulpo en un garaje.

6 comentarios:

Gizela dijo...

Bien dificil la linea que divide en un administración sana, el del capitalismo de mercado y el populismo.
Pero indudablemente, deben existir mejores controles por parte del estado.
Los grandes capitales y su codicia, ya ni siquiera tiene nacionalidad,su bandera es simplemente tener más.
Y los ciudadanos de a pie lamentablemente también , y son fácil presa de esas ansias
Si revisamos el caso de
Bernard Madoff, con los llamados hedge funds, puede pareces insólito que alguien haya librado por tantos años los controles y haber perpetuado una estafa de esa magnitud.
Pero para mí, más insólito es, que no es el único caso y la gente no escarmienta
La estafa piramidal de Carlos Ponzi,antes la de William Millar el apodado 250%, en Ecuador el notario José Cabrera Román que llego a manejar 800 millones de dolares en una estafa que tardo 13 años en ser descubierta. Lo que sucedió en Albania, donde un grupo de empresas manejaron una estafa similar, que llego a representar el 50& del producto interno bruto de ese país.
Es un tema bien espinoso.
Un abrazo Roy.
Gizz

Pedro dijo...

Yo no soy tan optimista. Veo difícil que los mismos que nos metieron en este lío, nos saquen ahora de él a costa de sus voluminosos ingresos.
Creo que el cambio tiene que surgir de más abajo, de los oprimidos, de los explotados... un cambio radical, que tarde o temprano se producirá.
Yo espero que sea más temprano que tarde, por la cuenta que nos trae.

Un abrazo.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Gizela:
Comparto contigo todas tus apreciaciones y es cierto los pueblos no aprenden. Sabes en costa rica hace más de veinte años, paso algo muy parecido con unas “financieras” que ofrecían altos inter4eses por encima de las tasas de mercado, muchos lo perdieron todo, ya que habían persona s que vendieron sus casas para invertirlas ahí y recibir ganancias altas y vivir de los intereses y lo perdieron todo.

Creo que el descontrol, la falta de que los inversionistas estudien a quien le van a dar su duro, y una ambición desmedida, lleva a estos extremos en las económicas.

El problema es que hoy vivismo lo más malo de la globalización, y eso nos afecta a todos por igual.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Pedro:
Dice una analista que el sistema sabrá darle vuelta a todos las inyecciones de capital que se le den, y volverá al principio, parece que por más dinero que se le invierta seguirá la crisis. Yo desde el principio pensé que se debía dejar todo a la libre, para así el sistema corrija todo lo sucio y turbio que se dio, que cayeran todas las empresas que provocaron el descalabro y emerja una nueva modalidad de capitalismo, que no sea tan salvaje y tan voraz.
Saludos

Pericles está Loco dijo...

Esto le dijo Obama a los iraníes, Roy -te lo repito porque en tu publicación de abajo, medio lo viste de soslayo- se supone que textualmente: "ustedes merecen tener su lugar en la comunidad de las naciones pero ese lugar ¡no puede ser alcanzado a través del TERROR O LAS ARMAS, sino mediante ACCIONES PACIFISTAS que muestren la verdadera grandeza del pueblooo.. Y, ¿la acción "pacifista" de los gringos, en Irak, ¡pasándole por encima a la ONU!; que con el "pretexto" de las armas de Hussein (2do. nombre de Barak, por cierto. El que no quiere caldo: dos tasas: Hussein y Osaaa... y Obama)

¡Diay, Roy! ¿Y las acciones de los gringos, en Irak, insisto, como un ejemplo entre un montón de líos más patrocinados por éllos. Bueno, en Chile, en los setentas. En Panamá, sacando a la brava a su ex-colaborador querido: Noriega -al menos por la CIA, querido, qué es lo mismo-. Granada. Su amistad con Bin Laden cuando les convenía. Vietnam. Guantánamo y la gran cantidad de centros de tortura alrededor del mundo. El muro entre ellos y México y... ?

¿Cómo es posible que Obama salga con semejante salida, valga o no la redundancia, Roy, para "acercarse" a los iraníes?

¡Ya está como las salidas de nuestrooo... presidente, muchacho!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Peri:
Yo le entendí perfectamente su punto y creo que tienes mucha razón, lo que te decía es que hay una nueva administración y creo que el crear puentes es algo positivo en esta lucha de titanes.

Lo referente a EEUU es muy claro que ha usado su poderío miliar para dominar esa zona y el discurso de Obama para los iraníes en ese punto especifico que dices, tienes toda la razón.
Saludos