viernes, 9 de abril de 2010

"Encontrémonos en un claro de la historia"

Los derechos humanos en Cuba

En un post anterior titulado: Preguntas de un trovador que sueña, Silvio Rodríguez le hace preguntas a Carlos Alberto Montaner, ya sabemos que hablar de Cuba desata muchos sentimientos a favor y en contra, pero podemos disfrutar de dos personajes con dos visiones de mundo muy diferentes, y que pueden intercambiar opiniones por encima de sus posiciones políticas, sin caer en fanatismos peligrosos y descalificadores, espero que lo disfruten.

Silvio Rodríguez y Carlos A. Montaner

El cantautor Silvio Rodríguez y el escritor exiliado Carlos Alberto Montaner abren, desde posiciones antagónicas, un inédito intercambio epistolar sobre Cuba.

Todo comenzó con una pregunta del músico lanzada a Montaner

Adversarios políticos, ambos abogan por mirar al futuro


Los dos nacieron en la Cuba de los años cuarenta. Uno escapó de la cárcel en 1961 y, desde el exilio, comenzó una vida de combate al régimen comunista. El otro abrazó la revolución, le puso banda sonora y fue diputado durante 15 años. Todo separaba al escritor Carlos Alberto Montaner, bestia negra del castrismo, y al músico Silvio Rodríguez, icono de la causa. Tuvo que ocurrir la muerte del disidente Orlando Zapata para que los viejos enemigos iniciaran un insólito intercambio epistolar, inimaginable en otros tiempos. Desde las antípodas ideólogicas, ambos coinciden en un punto: la necesidad de mirar al futuro.

Todo comenzó el pasado 30 de marzo, con un texto poético de Silvio Rodríguez aparecido en una web procastrista (Rebelión). El cantautor lanza una serie de preguntas, una de ellas dirigida a Montaner. "Si los miles de cubanos que perdimos familia en atentados de la CIA hiciéramos una carta de denuncia, ¿la firmaría Carlos Alberto Montaner?". El escritor respondió al día siguiente en una carta abierta. "Por supuesto, Silvio, yo firmaría esa denuncia". Tras calificar de "abominables" ciertas actuaciones estadounidenses, incluida la pena de muerte, Montaner le devuelve la pregunta. ¿Firmaría el cantautor una carta de denuncia de los atropellos a los presos políticos y a los disidentes cubanos, una condena "de la censura, el partido único, la persecución por motivos de ideas, creencias o preferencias sexuales? [...] Una carta en la que les dijéramos a los Castro que 51 años es un periodo demasiado prolongado para continuar imponiéndoles a los cubanos un sistema fallido y cruel en el que ya casi nadie cree, comenzando por ti, Silvio". Montaner aboga por que "la oposición democrática y los reformistas del régimen" busquen juntos una salida "a la herencia de los Castro: un manicomio empobrecido y sin ilusión".

Para su sorpresa, el cantante respondió. Algo inusitado, si se tiene en cuenta que el régimen tiene catalogado a Montaner en el apartado de terroristas y agentes del imperialismo. La réplica de Silvio es del 2 de abril, y muy dura. Acusa al escritor de "diseñar una Cuba distorsionada que propagan las monstruosas cadenas".

"¿Te parece poco que, desde que se instauró la revolución, hace ya más de medio siglo, el 20% de la población ha huido a bordo de cualquier cosa? ¿Son falsos los fusilamientos, los maltratos en las cárceles, los actos de repudio?", responde Montaner en una carta del 3 de abril, aún inédita.

Silvio prosigue: "Repartes un odio que ha derribado aviones llenos de inocentes". Es una alusión al atentado contra el vuelo de Cubana de Aviación, perpetrado en 1976 por terroristas cubanos anticastristas, que mató a 73 pasajeros. Previamente, Montaner ha recordado el hundimiento intencionado del remolcador 13 de Marzo, que causó la muerte a 41 personas que trataban de huir de Cuba en 1994, y reprocha al cantante haber guardado silencio.

No son los únicos episodios de la historia cubana que se ponen sobre la mesa. Montaner ha recordado las matanzas de somalíes a manos de las tropas cubanas en la guerra del Ogadén. Rodríguez defiende el sacrificio de los caídos en África, que impulsó el "fin del apartheid". Montaner lamenta la "pérdida inútil" de 3.000 vidas "no en la lucha contra el apartheid", sino por el afán de Castro "de convertirse en líder planetario" y hacer "de la pobre Cuba el peón más agresivo" de la URSS.

Si el cantante esgrime la figura de José Martí, el Apóstol de la independencia cubana, y sus críticas a EE UU, el escritor le recuerda que también "criticó severamente a Marx" y defendió la iniciativa privada. "Como coincido con Martí, y no con Fidel, me parece muy bien que alguien de tu talento haya podido enriquecerse legítimamente, tener propiedades y poseer una próspera empresa de grabaciones (...) Lo que quisiera es que ese privilegio se extienda a todos los cubanos".

"Sigo con más razones para creer en la Revolución que en sus detractores. Si este Gobierno es tan malo, ¿de dónde salió este pueblo tan bueno?", escribe Silvio. "Me parece legítimo que insistas en defender aquello de la revolución que te parezca plausible", responde Montaner, que apuesta por mirar al futuro ("el pasado lo hemos hecho añicos") y construir una "Cuba sin exclusiones". Recuerda al cantante que tienen hijos de la misma generación. "¿No te parece criminal que esos jóvenes estén obligados a suscribir las ideas y prejuicios de unos confusos octogenarios encharcados en el peor dogmatismo?". "Tenemos que encontrarnos en un claro de la historia patria para darnos ese abrazo de reconciliación y cambio que casi todos anhelamos".

La respuesta de Silvio Rodríguez a esta segunda réplica, si se produce, es una incógnita. Pero el cantante se adelantó en una entrevista publicada este martes por el diario argentino Página 12. En ella, Rodríguez insta a "superar la lógica de la guerra fría". "No podemos ser prisioneros eternos de nuestro pasado porque hay más mañana que ayer esperándonos", dice. El cantante se muestra partidario de amnistiar a los "presos que algunos llaman de conciencia". "Mi posición", dice, "es que todos tengamos derecho a la información, a crearnos una opinión de cada cosa y a comentar lo que sea, sin limitaciones".

En la presentación de su más reciente disco en La Habana, Silvio pidió superar "la erre de revolución" y que se imponga la "evolución". Antes que él, otro de los fundadores de la Nueva Trova, Pablo Milanés, había reprochado al Gobierno el trato a los disidentes. Silvio Rodríguez ha insistido en que no se trata de destruir la revolución, sino de "reinventarla". Pero eso no le ha librado de las críticas de la prensa oficial. La edición digital del diario Granma mostró una caricatura de un Silvio envejecido que dice: "Sí, yo cantaba para los pobres... Eso fue antes de que ganara mucho dinero con la canción social". Montaner lo defiende: ambos coincidieron en los años ochenta, en una cena en casa de un amigo común, en Madrid. "Encontré a una persona flexible y crítica. No se parece al sistema que defiende". MAITE RICO - Madrid - 09/04/2010

36 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Solo puedo entender que alguien defienda al régimen cubano desde el punto de vista de la psiquiatría.

Dicho de otro modo, para mí son enfermos mentales todos los que lo defienden.

Enfermos mentales, asesinos y torturadores.

Saludos.

Gizela dijo...

Roy, cuando en Venezuela alguien hace algo muy bien, los jóvenes dicen:Te botaste!!!!
Te botaste con esta entrada!!! jajaja
Creo que se avecinan cambios en Cuba, cambios liderizados por gente joven.
La libertad, el derecho a disentir, a discutir, a la justicia,el derecho a progresar, es un anhelo, que tarde o temprano termina despertando en todos, especialmente en la gente joven. No importa bajo que régimen, se hayan educado.
Hay momentos que todos debemos dejar a tras muchos de nuestros postulados y abrirnos al mañana.
Nos pasa a todos.
Yo como mamá de dos jóvenes, constantemente, me tengo que deslastrar de viejos conceptos y abrirme a nuevas formas de educar, de aconsejar.
Pasa lo mismo con las naciones y con sus gobernantes
Siento que eso está pasando con Cuba, y si los viejos carcamanes, no lo entienden, será peor para ellos.
Hay cosas que no tienen vuelta atrás.
BESOTESSSSS

wílliam venegas dijo...

Roy: Gracias. Lo he leído con tanto cuidado...¿será cierto todo ello? ¿será un montaje?

"Mundo, Demonio y Carne en Comunión, y yo"
Disfrute este texto en
http://lahuelladelojo.blogspot.com/
Deje su comentario en "Comentarios"

elisa...lichazul dijo...

defender lo que ya se llenó de malas prácticas es en definitiva avalar una dictadura sea del color que sea

basta ya de meter en las nuevas generaciones odios y visiones caducas
el pasado es para aprender ,pero no para mantener y obligar a la vida a quedarse congelada en el tiempo

besitos revolucionarios reales

©hannibal dijo...

Roy, interesante discusión.

saludos
hannibal

Dilman dijo...

1)
De Carlos A. Montaner he leído en mi vida si no estoy mal unos 5 artículos. Recuerdo uno hará unos 12 años atrás que decía que los peruanos estaban tan mal económicamente porque no habían seguido sus recomendaciones, otro más tarde hablaba de que en Venezuela había que seguir una política al estilo Pinochet al poco tiempo daban un golpe de estado fallido a Hugo Chávez, me sorprendió otro que elogiaba la máquina de matar gente que eran los occidentales desde Alejandro Magno pasando por los cruzados, las invasiones al continente americano y las masacres de los nativos, la segunda guerra mundial y lo que les esperaba a los afganos, también leí otro donde insistía a pesar de todo el trabajo que hizo la policía española para esclarecer los atentados de los trenes que no había sido Al Qaeda sino ETA los responsables de esos crímenes, son solo 5 artículos en 12 años. Cuando Miguel Angel Rodríguez(quien está siguiendo un juicio por corrupción) fue presidente de este país era muy común verlo en compañía de este periodista, incluso lanzó un libro aquí donde estuvo invitado el presidente, el librito trataba de América Latina o algo así, pero nada importante, (era algo que se ajustaba más a un informe de lectura ampliado desde su parecer de otro que se llama El Desafío Latinoamericano y sus 5 grandes retos de José Luis Cordeiro) nada que un estudiante de administración o de economía de primer semestre no pueda escribir.
Estas son solo preguntas y nada más que preguntas:
¿Es Montaner realmente agente de la CIA? ¿Está o no está involucrado como cómplice en el asesinato por paramilitares salvadoreños de varios jesuitas? ¿ Los investigadores del caso lo llamarán a juicio? ¿ y lo de las bombas en cajetillas de cigarrillos? ¿ y su relación terrorista con Posada Carriles y Orlando Bosh será mera conspiración o imaginación?
Esta es una afirmación y nada más que una afirmación:
Alberto Montaner otro angelito de blanco que apadrina a las señoras de blanco.
Más información sobre el periodista escribiendo su nombre en cualquiera de los buscadores.

Dilman dijo...

2)
Esta es la respuesta completa de Silvio:

Montaner:
Mi hijo Silvio-Liam es una voz que comienza a extender sus verdades. El ama a nuestro Apóstol, no le resulta incómodo, no desea borrarlo de la Historia. A él no le crispa que Martí haya dicho: “Viví en el monstruo y le conozco las entrañas”. Él escogió ponerse “el libre” por no sentirse atado. Asume haber nacido así y su padre aplaude que lo sienta y lo diga en su clave generacional.
Desconoces la razón de un joven, pero intentas apropiártelo. No pareces comprender mucho lo que aseguras defender. ¿Será costumbre tuya? Diseñas una Cuba distorsionada que propagan las monstruosas cadenas. Cortando y pegando repartes un odio que ha derribado aviones llenos de inocentes. Siempre he reprobado el hundimiento del remolcador “13 de marzo”. Pero quién va a creer que te importan los muertos somalíes, cuando no te interesan los cubanos que dieron su vida por un fingido prócer. A mí me conforta saber que no fue en vano el sacrificio de los caídos en Angola. No sólo porque los haya visto combatir y morir pobres y limpios, sino porque fueron consagrados en la eternidad por Nelson Mandela.
Atrévete, Carlos Alberto, a afirmar que Mandela mintió cuando dijo que la presencia cubana en África significó el principio del fin del apartheid.
Sé que tus argucias serán multiplicadas mil veces más que cualquier verdad desde Cuba. Desde esta dignidad cercada continuaré cantando lo que pienso: Sigo con muchas más razones para creer en la Revolución que en sus detractores. Si este gobierno es tan malo ¿de dónde salió este pueblo tan bueno?
Atrévete un día a respetar al prójimo. Atrévete a expulsar la soberbia. Atrévete a merecer un pueblo como este.
La Habana, Cuba

Dilman dijo...

3
Saliendo del amarillismo en que se incurre cuando de Motaner se trata cito completo un artículo de un politólogo cubano. Profesor visitante de las universidades estadunidenses de Texas, Columbia y Harvard, y de las instituciones mexicanas CIDE e ITAM. Es director de Temas, una de las más importantes revistas sobre sociedad y cultura que se editan en Cuba.
Fuente: http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/77812
Cuba: Los recursos de la oposición.
Rafael Hernández
Las huelgas de hambre y los suicidios justificados por fuertes creencias morales, ideológicas, patrióticas o religiosas suelen impactar la conciencia de la gente. Desde Bobby Sands y los otros 10 jóvenes del Ejército Republicano Irlandés fallecidos en cárceles británicas en 1981, hasta los numerosos casos de presos políticos vascos y anarquistas, que protestaron en enero pasado debido a los malos tratos carcelarios o manipulaciones políticas de autoridades judiciales y aparatos policiales en España y Francia, la cuestión de la huelga de hambre y su significado no ha dejado de estar presente en la arena pública de las últimas décadas.
En esta perspectiva, el caso del disidente cubano Orlando Zapata, fallecido el 23 de febrero como consecuencia de una huelga de hambre, o la de su seguidor actual, Guillermo Fariñas, no son eventos insólitos. La muerte de Zapata constituye una tragedia humana; pero eso no explica que se haya vuelto una cause célebre. Si se trata de entenderla en su contexto –algo difícil en el aguacero de opiniones que inundan los medios de comunicación–, es necesario dar un paso atrás de las noticias y examinar algunas cuestiones esenciales. ¿Qué son los grupos disidentes cubanos? ¿Cuál es el actual contexto político nacional e internacional de la isla? ¿Qué factores inciden en las reacciones particulares de los actores políticos en Europa y Estados Unidos ante el evento? ¿Cómo la “prensa internacional” contribuye a construir el problema? ¿Qué esperar de la política cubana hacia los disidentes?

Dilman dijo...

“Micropartidos”
Estos grupos opositores no son esencialmente distintos al exilio cubano en métodos y objetivos. Las más poderosas organizaciones anticastristas en Miami y Nueva Yérsey tampoco preconizan hoy la guerra con bombas y grupos armados. Disidentes y exilio no coinciden en todo (por ejemplo, apoyo al embargo estadounidense), pero comparten un mismo objetivo (sustituir el sistema por un modelo capitalista), un denominador ideológico común (el anticastrismo y el antisocialismo) y los mismos aliados (Estados Unidos, gobiernos y partidos anticomunistas en Europa y otros países).
Su naturaleza política no se resuelve con el adjetivo de “mercenarios”, pues es probable que muchos, aunque reciban dineros de Estados Unidos, tengan auténticas creencias ideológicas. Bajo la sombrilla de la “convergencia democrática” de los disidentes pululan intereses, personalidades y corrientes, incluso “socialdemócratas”, pero su eje de gravitación tiende a ser de centro-derecha. Aunque esto explica en parte su falta de arraigo en la sociedad cubana, la principal causa de su inviabilidad se deriva de dos vacíos políticos esenciales: liderazgo y legitimidad.
A diferencia de las organizaciones anticomunistas de los años sesenta, con una base social y política y una ideología coherente, los disidentes no tienen un anclaje en la sociedad civil: carecen de influencia en las organizaciones religiosas o la clase obrera, como en Polonia; de intelectuales orgánicos prestigiosos, como en Checoslovaquia; de un aval de lucha contra regímenes odiosos o corruptos, como en Rumania. Si así fuera, encarnarían movimientos de amplia repercusión. No son “sociedad civil”, sino micropartidos de oposición.
Naturalmente que las minorías juegan un papel político, y que un grupo pequeño se puede convertir en un gran movimiento social. Entonces, ¿por qué los disidentes no convocan a sectores más amplios? Consideraré tres razones principales.
En primer lugar, la mayoría de sus críticas al sistema ya forman parte del debate entre los demás cubanos, socialistas o no. Suponer que los disidentes son las voces solitarias y heroicas que se atreven a señalar errores y hacerle reclamos al gobierno revela ignorancia sobre la Cuba actual. El disentimiento se despliega hoy dentro (y fuera) de las instituciones, el movimiento intelectual, los diversos medios de difusión, las organizaciones sociales, religiosas y culturales, y la propia militancia política.
En segundo, sus propuestas no constituyen un programa económico y político coherente, sino una ristra de consignas ideológicas imprecisas (“reconciliación nacional”, “fortalecimiento de la sociedad civil”, “pluralismo”) y de clásicas medidas de liberalización económica ya conocidas desde hace 20 años en América Latina. Tomar el Proyecto Varela por un plan serio de reforma política basado en la propia Constitución de 1992 revela no haberla leído detenidamente; pero sobre todo, no conocer el alcance de los temas en el debate público real: descentralización, participación y control político efectivo del Poder Popular sobre la burocracia, reordenamiento y eficiencia del funcionamiento económico, ampliación del sector no estatal, extensión de la cooperativización, recuperación de los niveles de ingreso según el trabajo y del poder adquisitivo, fin de subsidios generalizados y gratuidades, nuevas políticas sociales hacia sectores más vulnerables, reflejo de la opinión pública en los medios, ampliación de los espacios de libertad de expresión, reforzamiento del orden constitucional y la ley, democratización real de las instituciones (incluidas las políticas).
En tercero, es muy difícil que un cubano (no importa si simpatiza o no con Fidel y Raúl Castro o comparte los ideales socialistas) considere legítimos a grupos apoyados por Estados Unidos, los partidos europeos y las más poderosas fuerzas del exilio, cuyas trayectorias como campeones de la democracia y libertad cubanas no son muy convincentes.

Dilman dijo...

En lugar de las razones anteriores, se atribuye la falta de respaldo de los disidentes a la eficacia de los aparatos de la seguridad cubana (sin duda, efectivos), y muy especialmente a la ignorancia, el aislamiento, la resignación y el miedo de los pobres cubanos. Este razonamiento colonial asume la pasividad y la resignación como rasgos de la cultura política cubana –algo difícil de demostrar a partir de la historia de los últimos dos siglos.
El tablero del poder
¿Entonces la actual reacción en Europa y Estados Unidos responde a “falta de información”? Vamos a ver, ¿qué dicen sobre los disidentes sus centros de inteligencia en La Habana ? ¿Cuál es la valoración de sus diplomáticos sobre el liderazgo, coherencia ideológica, integridad, viabilidad política de estos grupos? ¿Cómo los juzgan (realmente) los propios corresponsales extranjeros en la isla, que reportan sus peripecias cada semana, obedeciendo a “demandas de la dirección del periódico”? Si estos informan lo mismo que me cuentan a mí, me figuro que esas cancillerías y comisiones de relaciones exteriores estén al tanto del terreno que pisan.
Si es así, las resonantes declaraciones de gobiernos y partidos políticos no responden a ninguna sociedad civil de Holguín o Santa Clara, sino a sus propios intereses, pugnas partidistas y estrategias electorales en sus respectivos países. No en balde, para que un funcionario sea autorizado a reunirse con el gobierno cubano, un requisito suele ser que se entreviste con los disidentes. Así se garantiza el efecto mediático, que la oposición exhibe como trofeo y el gobierno como casco protector.
Si Guillermo Fariñas u otros disidentes han entrado en huelga de hambre muchas otras veces, ¿por qué esta resonancia ahora? Eclipsados por la propaganda sobre los blogueros, los disidentes regresan a primera plana por la muerte de Zapata, pero sobre todo en una coyuntura internacional peculiar para la isla. A pesar de sus limitados resultados, el diálogo entre Washington y La Habana ha avanzado más en el último año que en los 10 anteriores: se han reanudado conversaciones sobre migración y correo directo; grupos semioficiales exploran avenidas de cooperación en intercepción de drogas; sin levantar las restricciones impuestas por Bush en 2005, se han vuelto a otorgar visas a académicos y artistas; corrientes en el Congreso intentan restablecer la libertad de los estadounidenses para viajar a la isla.
Por otra parte, a pesar de la “posición común” adoptada a finales de 1996, la política de la Unión Europea , liderada por España, había mejorado sustancialmente la relación con el gobierno de Raúl Castro desde junio de 2008, al levantarse las sanciones impuestas en 2003. Este cambio también se propició por los crecientes lazos entre Cuba y el resto de la región, no sólo con gobiernos de izquierda y centro-izquierda, sino con otros, como el de México.
¿Qué podría pasar –se preguntaban en privado algunos expertos hace varias semanas– que interfiriera en este raprochment? La respuesta no se ha hecho esperar. Igual que en el incidente de las avionetas en 1996, se le achaca de nuevo al gobierno cubano la “responsabilidad” por este acontecimiento “evitable y cruel” (la muerte de un “preso de conciencia”). La conveniencia para los intereses que se oponen al diálogo es obvia

Dilman dijo...

¿Algo nuevo en este viejo enfrentamiento? La ostensible racialización mediática del caso Zapata, a lo ancho del espectro ideológico: era “un albañil afrocubano” (El País, España), “un obrero negro de 43 años” (Cubaencuentro), “no por negro o albañil” (Kaos en la Red ), “negro, palestino y opositor” (El Mundo, España), “un albañil de raza negra… víctima del colectivismo marxista” (El Heraldo, Ecuador). A este efecto de resonancia se suma la intensidad y saturación del tema. Sólo El País publicó más de 20 artículos y editoriales en los primeros seis días posteriores al fallecimiento de Zapata.
Aparte de este inédito interés por los “disidentes afrocubanos”, la Eurocámara ha reiterado al gobierno de la isla su pedido de “liberación inmediata e incondicional de los presos políticos y de conciencia”. ¿Cual es la consistencia de este enfoque?
Lo primero es que el puñado de presos políticos entre los disidentes no lo está por motivos “de conciencia” o por “criticar al gobierno”, sino por oponerse activamente al sistema, en alianza con Estados Unidos, el exilio y el viejo anticomunismo europeo. No disponen de armas, pero sí de recursos de poder, puestos a su servicio por Estados y organizaciones, con aparatos y medios de largo alcance, que hacen la guerra por otros medios.
Lo segundo, ¿qué enseña la experiencia sobre el hecho de poner a este gobierno en la picota? Ni siquiera aquellos cubanos que pudieran considerar ineficiente su política hacia los disidentes estarían en condiciones de argumentar que deberían indultarse precisamente ahora, bajo las presiones de ese bloque de intereses creados y de su doble rasero. El gobierno de la isla no ha negociado nunca bajo presión, ni siquiera durante la Crisis de los Misiles; sería improbable que fuera a hacerlo ahora.
Parte de este contexto político es cierta lógica perversa expresada en la pregunta “¿y qué va a hacer Cuba a cambio de…?”: el permiso para viajar a los cubano-estadounidenses, las licencias a las corporaciones para vender alimentos, la firma de un acuerdo sobre narcotráfico. Según esta lógica, Cuba debería pagar un tributo por cada mínimo cambio en la política de Estados Unidos.
De ahí que, si alguna vez ese país considerara indultar a los cinco cubanos presos por infiltrar el exilio, la “ficha negociadora” única y obvia serían los disidentes condenados como “agentes de una potencia extranjera”. Lógica perversa, pero lógica al fin, los disidentes son peones en este tablero de poderes enfrentados. Resulta difícil imaginar cambios realistas en el trato hacia ellos mientras subsista un cuadro tan cerrado.
¿Podrá admitir el socialismo cubano en el futuro, junto con una institucionalidad democrática renovada, un sistema descentralizado, un sector no-estatal, también una oposición leal, dentro del propio sistema? Esa no es una pregunta para congresistas y europarlamentarios, sino para los cubanos que vivan su futuro en la isla.
Mis saludos Roy.

Capricornio dijo...

Roy un tema para debatir en cualquier sentido que se quiera ver, de la defensa y los opositores, de las politicas externas, potencias y guerras. De los derechos humanos y la identidad de cada uno de los habitantes de ese país. Los que aun viven ahi y los han escapado. De los que viven en silencio, y los que por hablar están encerrados.
Mi estimado Dilman con un gran aporte, que lleva aun más a la reflexión y meditación.
Sin duda una entrada muy elocuente pero que se debe ser muy sútil en su lectura y veracidad de origen.
Una realidad que se conoce por la prensa, quizá muy distinta a la que se vive en la Isla. Quizás no.

superpoeta dijo...

Juicio a Frank Ruffino

Catalina Zentner dijo...

Buena entrada, Roy. Como músico, prefiero a Silvio Rodríguez, aunque me inclino por la postura de Montaner.
Es tiempo de que el pueblo cubano recupere eso tan imperfecto pero necesario, que llamamos democracia.

Abrazos,

Gizela dijo...

Feliz sábado Roy
Partiendo del titulo de tu genial entrada, pienso que para algunos, ver el "claro", es muy difícil.
Y leyendo algunos comentarios,
estoy de acuerdo, con tu comentadora Elisa Linchazul.
Pero es muy difícil deslastrarse de odios y visiones caducas para muchos, que todavía viven, añorando la guerra fría y llorando la caída de ciertos muros sombreados de fracaso e ineficiencia, y de un profundo irrespeto por los derechos y las libertades.
Porque entre tanta retorica, lo que hay oculto y palpitante, es simplemente odios huérfanos de antiguos imperios.
Y te anuncio en ese tono, que la semana que viene será develado un busto del dictador Fidel Castro en un bulevar frente a la Asamblea Nacional, en mi Venezuela.
Imagino que así, los gritos de ¡exprópiese! exprópiese!tendrán más eco, al retumbar sobre el bronce del busto del comandante.
BESOTESSSS

©Torneo de Caballeros (Moderador) dijo...

Roy.. la cosa va empatada. tú puedes dar el voto de gracia.

http://loscaballerosdeladamadecristal2.blogspot.com/

Dilman dijo...

Letanía - Segunda réplica a Carlos Alberto Montaner.
La Habana, 9 de abril de 2010.

Montaner:
Sé que, cuando Marx murió, Martí le dedicó algunas frases de homenaje, si mal no recuerdo “por haberse puesto de parte de los pobres”. Por favor, ilústrame y muéstrame las “críticas severas” del Apóstol al autor de El Capital.

Montaner:
Antes de la Revolución, la mayoría de los cubanos no podía ni soñar con tener casa propia. Mi familia entre ellos. El único inmueble que ahora mismo poseo es mi casa. Infórmate mejor, porque hasta el día de hoy no tengo propiedades o empresas en Cuba o en el extranjero.

Montaner:
En algunas entrevistas y canciones, a través de una trayectoria de más de 40 años, he señalado lo que he considerado criticable del proceso revolucionario. En otras he apoyado este proceso, sin caer jamás en el servilismo o el panfleto. No hay dualidad en esto. En ambas facetas soy el mismo cubano pretendiendo asistir a los suyos.

Montaner:
No me molesta un gobierno de ancianos. En muchas culturas antiguas tener edad, por la sensatez inmanente, era un requisito para gobernar. Acuérdate de que tú también adquiriste tus “juicios morales, tu precepción de la realidad y de los conflictos sociales” hace medio siglo. No pretendas venderte como prospecto de la generación del dos mil, que no te queda bien.


Montaner:
Los fusilamientos se originaron en los primeros meses de la Revolución, contra criminales de guerra del batistato: torturadores y asesinos probados en los juicios que el pueblo de Cuba miró sobrecogido. La guerra despiadada que nos impuso la CIA obligó al gobierno a mantenerla como medida persuasiva. Con los años me he dado cuenta de que la pena de muerte es algo que debiera abolirse en todo el mundo, por incivilizada. Estoy convencido de que el cese de las hostilidades contra Cuba sería el principio del fin de la pena de muerte en nuestra Patria.

Montaner:
La oposición, en las prisiones, enfrenta el mismo drama que en las calles: no tienen pueblo, sus posiciones los alejan de las masas. En el 2008 más de treinta artistas e intelectuales visitamos 16 prisiones y cantamos ante más de 40 mil reclusos. Los malos tratos que ustedes manifiestan no tienen nada que ver con la mucha preocupación que vimos en las autoridades carcelarias de todos los penales que visitamos. El mismo hecho de que exista un movimiento de aficionados tan poderoso en las prisiones cubanas contradice profundamente la versión que ustedes propagan.

Dilman dijo...

Montaner:
No estoy de acuerdo con los actos de repudio, pero otros cubanos se indignan hasta el punto de cometerlos. Los cubanos de Miami hacen lo mismo. Debe ser la parte triste de nuestro karma. Encuentro lógico que las madres y esposas de los presos se preocupen por sus familiares y que lo manifiesten. No me parece muy honesto que reciban ayuda económica de otro gobierno y mucho menos de connotados terroristas, como parece ser el caso de ciertas señoras. La censura, como en otros países, existe en Cuba. Y ahí donde estás ahora mismo, existe también, sobre todo para los que no piensan como tú.


Montaner:
Me parece que no te corresponde decir lo que recuerdan los angoleños. A mí me consta que recuerdan mucho y bien la desinteresada ayuda de los cubanos. En Cuba nunca se ha usado una gota de combustible de Cabinda, donde estuve personalmente y vi caer a hombres extraordinarios, defendiendo ese petróleo para que una Angola soberana decidiera su suerte.

Montaner:
Si tanto deseas que Cuba sea mejor, cambia tu lógica y empieza a luchar contra el bloqueo. El bloqueo es genocida, inmoral, impresentable. Mientras exista será la justificación para no bajar ni un ápice la tensión defensiva. Si quieres tanto a los somalíes, supongo que debes querer al menos igual a los niños cubanos. Pues bien: los niños cubanos, gracias al bloqueo, este año no podrán entrar masivamente a los conservatorios musicales. Y no me vayas a decir que el gobierno cubano se volvió loco y ahora quiere destruir lo que construyó. En tus manos queda hacer felices a cientos de miles de niños del país en que naciste.

Por eso, Montaner:
Lucha contra el bloqueo para que el talento que lleva 50 años floreciendo no se frustre.

Con probada vocación patriótica e internacionalista.
Silvio Rodríguez Domínguez.

PD: La todopoderosa “Gran Prensa” que te apoya ya empezó a publicar versiones convenientes de este careo. Sé demócrata cabal (y cívico) y pídeles que muestren íntegras mis palabras.
Saludos Roy.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

TORO SALVAJE:
Bueno hay millones que defendieron los ocho años de la presidencia imperial de G.W. Bush, mientras destruía naciones y culturas, yo creo que si uno vive dentro de un régimen y se adapta y es hasta exitoso, en lo personal no me sorprende que lo defienda, y eso no quiere decir que defiendo a la dictadura cubana.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Gizela:
Creo que en alguna ocasión hablamos que son los joven los de que deben tomar las riendas del destino de sus naciones. Ni embargos, ni atentados terroristas, ni golpes de Estado, ni todo ese terrorismo informático, han podido vencer a una dictadura de más de cincuenta años.

Pero definitivamente algo empieza a cambiar.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

wílliam Venegas:
Montaje no es, es algo muy reala y creo que es muy importante, para ir conociendo ambos lados de vista, que al final algo empezó a cambiar en Cuba.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

elisa...lichazul:
Los jóvenes además de ser los herederos del futuro, son los futuros gobernantes de sus respectivas naciones, pero algo cambia y el tren de la historia, hará una parada en Cuba.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

©hannibal.
Si es muy interesante.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Dilman:
Yo evito leer a Montaner, creo que a veces se pasa de la raya y cree que puede dirigir la vida de las naciones, juzgando de manera radical ciertas cosas, que ni siquiera él ha logrado vivir.

Supongo que algún interés especial tiene para ser tan derechista radical, creo que hace exactamente lo que critica de los gobernantes de Cuba y de los seguidores.

Es muy fácil salir huyendo de su país y vivir en otro lado y criticar, otra cosa es quedarse, luchar y claro no suicidarse lentamente en huelgas de hambre, y poder tener autoridad moral, para saber que pasa verdaderamente a lo interno de la isla.

Yo sería un mal disidente, me iría a vivir a Boston jaja.

Con Montaner las teorías de conspiración, no le andan muy lejos.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Dilman2:
Como destruirle la visión de mundo de una persona, no podemos ser tan arrogantes y pretender que podemos cambiar lo que se siente vivir dentro de Cuba, de crecer ahí y tener hijos, no creo que pueda ser algo fácil.

Lo que sí creo es que Silvio es un privilegiado dentro de Cuba y todos deberían tener esa oportunidad dentro de esa bella nación.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Dilman3:
Cualquier vida humana es importante, soy amante de la vida, soy del extremismo que apuesta a la vida y suicidarse lentamente en una muerte horrible como estrategia política, eso no va conmigo, ya que al final del camino, los muertos, muertos están y su paso por la vida que no dejaron otra huella que su prolongada agonía, no dio los frutos que se esperaban.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Dilman4:
Creo que el resurgimiento de esos micro partidos es algo muy importante en Cuba, por menos cosas se empezaron a dar grandes cambios en la historia de las naciones.

Y es que después de cincuenta años de régimen algo debe cambiar, y no podemos deslegitimar que porque la ayuda venga de EEUU y los exiliados, que creo que cada día son menos, ya hay como una tercera generación de hijos de cubanos.

Al final la necesidad de libertad no puede ser detenida en el mundo, es como querer atrapar el viento, en algún momento historio las cosas deben ir cambiando.

Y creo que ya empezó.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Dilman5:
Más bien podrá el régimen detener a la democracia en Cuba. Hay algo muy cierto, Cuba no va a ceder por las críticas, la historia lo ha demostrado, y EEUU vuelve a caer en el juego de exigir cambios en derechos humanos y la ortodoxia del régimen se acentúa ante las críticas.

Eso lo sabemos y dentro de Cuba nada cambia y siguen los gobiernos norteamericanos cayendo una y otra vez en la trampa.

Al final la CEE y EEUU y las naciones más influyentes del mundo, deben tomar decisiones unilaterales a favor del pueblo de Cuba, sin esperar absolutamente nada del régimen cubano.

Ojala algún día entienda eso, principalmente los norteamericanos.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Dilman6:
Este documentado que se le dio asistencia médica al disidente en huelga de hambre, pero este decidió morir, ni modo, muy doloroso pero fue su decisión. Y vean anda cambio, escándalo mediático y la vida continua en Cuba, en Miami, y en el resto del mundo.

Al final del camino hay muchas cosas por las cuales el régimen cubano es culpable, pero también debemos preguntarnos, si alguien decide suicidarse lentamente y morir, entonces porque tanta reacción mediática internacional y dentro de Cuba la gente casi ni se preocupa por ello.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Capricornio:
Es definitivo que se debe vivir a lo interno de Cuba, nacer, crecer y desarrollarse, para tener una verdadera visión de mundo. Desde fuera es demasiado fácil ser opositor, así nos e vale.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Catalina Zentner:
Totalmente de acuerdo contigo de que el pueblo cubano recupere su democracia, y no me gusta Montaner, es demasiado a la derecha de la derecha, posiciones tan extremistas son peligrosas en cualquier escenario político.
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Superpoeta:
Espero que disfruten tanta controversia, es verdad no comparto ese tipo de actitudes, no soy poeta y no averiguo la vida de los demás, pero gracias por el link.
Saludos

©hannibal dijo...

Roy, dice William que los suyo no es un poema. Y que nos deberían de quitar del torneo, mírelo por usted mismo.

http://loscaballerosdeladamadecristal2.blogspot.com/

Y sí. es bueno ver la opinión de ambos con respecto a Cuba. Digamos que los dos aportan la mitad de la verdad.

Saludos Roy.

hannibal

PD: Te enviaré una docenas de rastrillos para que limpies las hojas de tu árbol. Ya que debes de estar adolorido con la paliza que te estoy dando.

Ricardo Tribin dijo...

Roy,

Buen paralelo.

Te cuento que conozco personalmente y admiro a Montaner.

Un abrazo grande

fede dijo...

Muy completos los aportes de Dilman, ayer mismo en el periódico local la Nación aparecen extractos de esta conversación entre MOntaner y Sylvio. Claro toman lo negativo, yo vi una entrevista a Mandela y me impresionó que a uno de los primeros mandatarios que recibiera fuera a Fidel Castro para expresarle su agradecimiento por la ayuda en la lucha contra el Apartheid. Los EEUU siempre apoyaron el régimen blanco en la Guerra Fría muy tarde cambiaron de bando ya cuando la URSS había colapsado. Montaner con su diatriba no ha hecho nada por mejorar el diálogo entre sus conciudadanos es más su nombre no es conocido entre ellos. Tiene un panfleto escrito en 1995 llamado Vispera del Final donde le daba meses a la caida de los Castro y que había que consultarle a Friedman entre otras cosas por un nuevo modelo econóico, algo parecido a lo de ahora.

Graciela L Arguello dijo...

Yo estuve en Cuba hace algunos años, y tuve la oportunidad de mezclarme un poco con la gente fuera del circuito turístico tradicional. Allí no vi un pueblo feliz, ni siquiera satisfecho, antes bien me quedó un sabor de tristeza, que algún significado tendrá...
No obstante, desde afuera y tan lejos, la visión se distorsiona. Sólo el propio pueblo cubano puede definir su destino en el futuro.

Un abrazo Graciela